06-02-2019 | 11:18
(I)

Comuna de Otavalo purifica a sospechoso por abuso e infidelidad

La persona procesada deberá cumplir con un trabajo comunitario, además de reparar económicamente a la víctima con dos salarios básicos.

Otavalo. “No fue ajusticiamiento, solo fue la aplicación de los derechos propios de la justicia especial en la jurisdicción indígena”. Así sintetizó Rafael Fuerez, titular de la coordinadora de derechos humanos capitulo Imbabura, el caso de abuso e infidelidad, ocurrido en la comunidad de Agato, la tarde y noche del lunes último.

Datos. Tras cinco horas de asamblea los comuneros de la localidad, decidieron aplicar su derecho contra José T. quien fue procesado por abusar sexualmente a Francisca S., una moradora de la localidad.

Supuestamente ambos mantenían una relación extra matrimonial. Según las versiones de los moradores, la mujer fue obligada a realizar cosas contra su voluntad, lo que generó que se realizara el respectivo procedimiento al infractor.

Juzgamiento. De acuerdo a Fuerez, tras varias horas de deliberación el sospechoso fue juzgado por maltrato a la dignidad de la mujer.

“La víctima deberá recibir como reparación dos salarios básicos y cuatro valoraciones psicológicas, además de la reposición de los gastos sufridos por las curaciones”, explicó.

Con esta sentencia se evitó que el procesado sea juzgado por la justicia ordinaria. Este es el primer caso de aplicación de justicia indígena en este 2019.