05-11-2019 | 08:00

Comerciantes en Otavalo dicen que en 2018 se vendió más

Los vendedores que se ubican todos los años en la calle Bolívar mencionaron que existe mucha competencia y eso les afecta al negocio.

Otavalo. Los comerciantes que se ubicaron cerca al cementerio de Indígenas de Otavalo, trabajaron hasta el último día de feriado con la finalidad de vender todos sus productos como rosas, coronas, tarjetas, frutas y pan.

Para ellos el día más fuerte en donde se pudo vender la mayoría de sus productos fue el 2 de noviembre.

Aunque aseguraron también que en años anteriores las ventas eran mejores.

La gente empezó a llegar desde muy temprano al cementerio que está ubicado en la panamericana, una zona peligrosa para los peatones.

El tráfico fue casi imposible de controlar, a pesar de que los uniformados de la Agencia Nacional de Tránsito se encontraban en la calle Bolívar.

Las ventas aquí en este sector iniciaron el viernes, pero ayer solo pocos de los que venden los arreglos florales decidieron salir.

Mireya Muñoz salió con sus hijos a vender los pocos arreglos florales que le quedaron. Ya lleva 15 años ubicándose en la calle Bolívar cerca a la entrada principal del cementerio de Indíge-nas.

Contó que fue un feriado bastante largo, en total cinco días pero solo en Otavalo.

“La gente está viniendo un día, otro día, entonces prácticamente nos fue un poco mal a comparación de años anteriores que en dos días se acababa todo”, dijo Mireya. Durante los cuatro días ofreció ramos de a un dólar y arreglos florales a 3 dólares.

Desde un principio se registraron algunos problemas con la Comisaría Municipal, ya que los comerciantes mencionaron que no les habían dado el mismo puesto que ocuparon en años anteriores, pero según Mireya sí se pudo solucionar este inconveniente.

“Los primeros que presentaban los papeles en el Municipio iban recibiendo el número de puestos, entonces esa fue la inconformidad porque nosotros igual ya sabíamos dónde nos tocaba como el año anterior, pero no nos dieron oído”, dijo Mireya, quien el año anterior el lugar que ocupaba estaba en otra zona. Aunque añadió que gracias a la clientela que les buscó donde se ubicaron pudieron vender.

Movimiento. Unos ciudadanos aprovecharon el semáforo en rojo para cruzar la vía, pero lo hacían con miedo y corriendo ya que indicaron que algunas personas han sido atropelladas en esta zona, porque también existe el irrespeto de ciertos conductores.

Con la finalidad de visitar a sus familiares en el último día de feriado llegó Mariana Cachimuel, como siempre cargando la comida para repartir sobre la tumba de su mamá y de esta manera alimentarse luego de rezar y cantar. Un rito indígena que aún se mantiene sobre todo en Otavalo y Cotacachi.

María Ibañez es otra comerciante que se ubicó justo en una esquina de la calle durante unos 25 años.

Aquí vendió coronas, cruces y flores. Sin embargo, agregó que lo que más buscó la gente fueron los arreglos flores hechos con papel crepé.

Para ella la venta estuvo floja, “el 1 y 2 nosotros sabíamos acabar pero hasta ahora estuvo mal”, dijo María, quien aseguró que cada vez existe más competencia.

Además, a pesar de que no pudo vender como en años anteriores indicó que “sí hemos salvado el día aunque sea”.

Hasta el mediodía. En los primeros días del feriado por el día de ‘Difuntos’ el personal de la Comisaría Municipal realizó la inspección en los puestos ubicados en la calle Bolívar.

Alba Lucía Vargas es ayudante de cocina, pero como todos los años aprovecha estos días para ubicarse con sus productos y hacer algo más de dinero.

Ella da gracias a Dios porque aseguró que sí ha vendido a pesar de que el año anterior fue mejor.

Alba solicita a las autoridades de control que les dejen trabajar como es debido, “el hecho que cambien de autoridad no quiere decir que jueguen con los sentimientos del pueblo”, dijo refiriéndose a la ubicación de los puestos. Sin embargo, el sector de frutas y guaguas aún permanecían en la mañana. Rosa Burga hizo caballos y guaguas de pan. “Estamos contentos porque pudimos vender todo”. Las guaguas las vendieron aquí desde 1 dólar hasta USD 5.