13-08-2019 | 12:00

Manto de agua ancestral de Otavalo

La Cascada de Peguche es el atractivo turístico más representativo del cantón Otavalo. Ocho mil turistas al mes la visitan.

Otavalo. Ubicada en la parroquia Miguel Egas, del cantón Otavalo y a una altitud de 1 821 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la Cascada de Peguche, uno de los geositios que comprende el Geoparque Imbabura.

Sus aguas provienen del Lago San Pablo, de donde nace el río Peguche, que recorre el sector conocido como “el desaguadero”, el cual da origen a la cascada, que tiene una altura de aproximadamente 20 metros, recalcando que en la parte superior, cruzando el río, se encuentra otra caída de agua más pequeña, con una vertiente de 8 metros.

Distancia. Para los turistas que viajan desde Quito, la distancia varía entre una hora y media a dos horas, pero si vienen de Ibarra, se calcula un tiempo aproximado de 40 minutos.

Biodiversidad. En cuanto a la flora del lugar, se puede encontrar una gran variedad de: chilca, mora, cholán, ashpachocho, amor seco y su principal ejemplar, el eucalipto. La fauna, por su parte, ofrece especies como: palomas, torcazas, mirlos, gorriones, raposas y chucuris.

Atractivos. Aparte de la imponente cascada y el Inti Watana (calendario solar), las personas que conforman la comunidad Fakcha Llakta han creado varios emprendimientos, ofertando a los turistas alimentos propios del lugar, artesanías y música.

Los horarios de visita son de lunes a domingo y los días de feriado desde las 8:00 hasta las 17:30, tiempo en el que están presentes los guías y el personal de seguridad.

Recomendaciones. Los turistas que deseen visitar este geositio deben tener en cuenta el uso de ropa apropiada para el clima ecuatorial semi húmedo que presenta el lugar, además de utilizar calzado deportivo, gorra y protector solar, que son muy necesarios en los días despejados.

Luis Santacruz, presidente de la comunidad Fakcha Llakta, manifiesta que la entrada a este geositio es gratuita, pero en el punto de información y registro se solicita un aporte voluntario para la conservación del bosque protector.