15-05-2019 | 10:30

Barrios preocupados por la contaminación de río El Tejar

Los dirigentes barriales esperan que la nueva administración de prioridad a este problema que no ha sido resuelto desde hace varios años.

Otavalo. Los malos olores que emanan del río El Tejar, producto de la contaminación de sus aguas, preocupan a los habitantes de varios sectores de la ciudad.

Ayer se llevó a cabo una inspección con un técnico del Ministerio de Ambiente y personal de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Otavalo, Emapao.

Ambiente. Quienes cruzan el puente del barrio el Batán son testigos diarios de cómo las aguas residuales de viviendas y del mercado municipal, se descargan directamente, sin ningún tipo de tratamiento, al río que cruza la ciudad. Según algunos ciudadanos, desde el sur de la ciudad, las aguas del Tejar son contaminadas con desechos químicos y aguas servidas a su paso por la urbe. “Por la contaminación de los ríos, estos se han convertido en focos de infección y podría darse afectaciones de salud a toda la comunidad. Estos ríos sirven como agua de riego en las partes bajas de la ciudad y en cantones como Cotacachi y Antonio Ante”, explicó David Andrade, presidente del barrio Los Portales, quien conjuntamente con el presidente de la urbanización IOA, Rodrigo Castro, denunciaron sobre la contaminación del Tejar al Ministerio de Ambiente.

Problema. “La contaminación de los ríos es uno de los problemas más importantes que tiene Otavalo. Detectamos una serie de descargas directas de aguas contaminadas al cauce del río. Nos hemos activado para buscar una solución a estos problemas”, dijo Castro.

Técnicos de la Emapao también llegaron a la inspección de ayer pero no dieron declaraciones.

Xavier Guerra, especialista de calidad ambiental de la Dirección Provincial del Ambiente de Imbabura, también constató que existen descargas ‘ilegales’ de domicilios y de ciertas actividades productivas como textileras y curtiembres.

“Se hará la solicitud formal a la autoridad ambiental, la prefectura de Imbabura, para que regularice a estas actividades productivas. Las descargas de aguas residuales al río en cambio requiere de una solución más integral, de alto presupuesto y decisión política del municipio. Se debe dar continuidad a un proyecto de construcción de colectores marginales”, dijo Guerra.