12-08-2019 | 08:00

Establecimiento educativo El Coraza abandonado más de 2 años

De a poco, la construcción está siendo desmantelada por desconocidos. Ventanas y cielo raso ha desaparecido. Comunidades exigen su culminación.

Otavalo. La infraestructura donde debía funcionar la Unidad Educativa del Milenio, UEM, ‘El Coraza’, en la parroquia González Suárez, cumplió 25 meses de abandono. Los habitantes de la comunidad Caluquí, el sábado 3 de agosto, realizaron una minga para limpiar la maleza que se estaba apoderando de las instalaciones que quedaron sin terminar.

Inicios. En el año 2015 se anunciaba la construcción de esta obra. Para esto se aseguraba que el Gobierno iba a invertir alrededor de 4 millones 700 mil dólares para beneficiar a aproximadamente 1 140 estudiantes de la cuenca del lago San Pablo. La construcción dio inicio pero por incumplimientos del contratista los trabajos se suspendieron hace más de dos años.

Ofrecimientos. En septiembre de 2018, desde el distrito de educación, se aseguró que en octubre se retomarán los trabajos pero no se concretó el ofrecimiento. En el mes de febrero de 2019, la Jefa Política del cantón, Daniela Iturralde, señaló que ya se firmó un contrato con una nueva constructora para concluir con estos trabajos, sin embargo en un recorrido realizado el pasado viernes por las instalaciones no se observaron avances.

Deterioro. A pesar de los esfuerzos que Alejandro Vera, cuidador de la obra, realiza a diario para velar por estos bienes, pudimos constatar que personas desconocidas se han sustraído ventanas, y partes del cielo raso de las instalaciones. Los daños quedaron expuestos luego de que los habitantes de Caluquí terminaran la minga de limpieza y, en una asamblea de la Unión de Comu-nidades Indígenas de González Suárez, UNOCIGS, se resolvió exigir a las autoridades la culminación de estos trabajos.

“La asamblea decidió también que, de no darse la UEM, la construcción debe ser terminada y funcionar como un instituto que podría servir para la formación artesanal de los habitantes del sector”, dijo Ma-ritza Tocagón, presidenta del gobierno parroquial.

Expectativa. Segundo Aguilar, habitante del barrio Atahualpa y promotor de la construcción de la UEM en conjunto con las organizaciones de la parroquia San Rafael, aplaudió la decisión de los habitantes de Caluquí. “Esto es digno de felicitar. Mientras más parroquias y comunidades se unan podemos hacer fuerza para que esta obra se termine. El presidente Lenín Moreno, en su campaña electoral, nos visitó y ofreció concluir la UEM pero no ha cumplido”, dijo Aguilar.