17-09-2019 | 17:11

19 docentes exigen pago de liquidación

Los exdocentes de la Unidad Educativa Municipal Otavalo Valle del Amanecer, fueron notificados el 30 de julio para dejar de prestar sus servicios.

Otavalo. Con documentación en mano se acercaron 13 profesoras a la alcaldía de Otavalo. La finalidad, exigir el pago de la liquidación por sus años de servicio en la Unidad Educativa Valle del Amanecer.

En conversación con Carmen Campos, aseguró que no han tenido una respuesta favorable por parte de la municipalidad.

Contó también que un compañero salió en junio y tampoco le cancelan el valor correspondiente.

“Lo que estamos exponiendo en este documento es que lo único que pedimos es nuestro derecho, es decir que nos cancelen lo adeudado”, mencionó.

La salida de este grupo de docentes fue el 30 de julio, mientras que el 5 de agosto dejaron la documentación e informes y todo lo que corresponde para la liquidación.

Las maestras señalaron que en varias ocasiones han acudido al Municipio sin recibir una fecha para recibir la liquidación, “nos ponen obstáculos, dicen que todavía hay demasiada documentación pendiente”.

Las profesoras, que se sienten perjudicadas, añadieron que desde que inició la nueva administración municipal se han realizado un sinnúmero de despidos en la municipalidad, uno de estos es en la escuela municipal, donde estaban docentes con nombramiento provisional, “nos despidieron a todos los que teníamos ese nombramiento”, agregó una de las docentes.

En total, eran 21 maestros con nombramiento provisional, de los cuales, salieron 19.

Evaluaciones. Durante los tres meses han recibido varias evaluaciones con videos en las denominadas clases demostrativas, pero de las cuales no tuvieron una calificación o algún informe, según la explicación de una de las profesoras a este medio. Estas pruebas creen que son ficticias, para justificar un despido como lo que sucedió.

En este mes la mayoría de quienes salieron de la institución ya iban a cumplir cinco años.

“Lamentablemente la política nos afectó a nosotros. El Municipio contrató una magíster para que nos evalúe, pero toda la ética profesional que ella tenían la cambió por el lado político”.