Otavalo, una ciudad vulnerable ante inundaciones por lluvia

Otavalo. La falta de limpieza en las quebradas que atraviesan en la ciudad, fue una de las causas que originó las inundaciones registradas el jueves último.

Al menos así lo expresan los dirigentes de la ciudadela 31 de Octubre y de la comunidad de Santiaguillo, dos de los sitios más afectados por el torrencial aguacero.

Nueva causa. Otro de los motivos que ocasionó una fuerte inundación, en el sector de La Circunvalación se debió a los trabajos que se adelantan en el lugar. Así lo confirmaron desde Emapao, quien activó a su personal técnico para acudir a las emergencias registradas.

De acuerdo a la empresa municipal, los principales inconvenientes se registraron en la calle Morales y en el sector de Punyaro, todo sobre la vía de Circunva-lación.

Versión. “Para hacer el asfaltado, los obreros meten en las alcantarillas, unas bolsas con tierra para que no se meta. Sin embargo en este caso no han sacado y por eso se inundó este sector”, explicó vía telefónica la vocera de Emapao.

Lo que empezó este jueves 22 de noviembre de 2018 como una fuerte lluvia terminó con una grave inundación en el cantón. Desde el Mercado 24 de Mayo hasta el Teatro Bolívar se inundó. De acuerdo al reporte del ECU 911, barrios como Monserrath, Punyaro y las ciudadelas 31 de Octubre, Rumiñahui y Marco Proaño Maya fueron afectadas por el fuerte invernal.

Afectados. “Es la primera vez que veo una lluvia de esta manera. Estuvo muy fuerte, además los truenos daban miedo”, comentó Luis Arana, morador del sector Jacinto Collahuazo, una de las ciudadelas afectadas por las lluvias. Un equipo de EL NORTE recorrió la ciudad y pudo observar las inundaciones en sitios como la Terminal y la salida sur del cantón.

“Estamos en emergencia y esto es muy preocupante. Esperemos que las lluvias paren”, asegura Fernando López, morador de la ciudadela Marco Proaño Maya.

Antecedentes. Lo que se vivió tras estas inundaciones, rememoró aquella noche del 28 de abril de 2016 cuando un aguacero sorprendió a los moradores del barrio La Florida y del complejo recreativo El Neptuno.

“Nosotros no estamos preparados para una emergencia de gran magnitud. Sí el aguacero sigue, otra situación estuviéramos viviendo”, reconoce Segundo Jama, quien vive en la ciudadela Marco Proaño, otro de los sitios afectados.

Carlos López, jefe del Cuerpo de Bomberos, reconoció que la lluvia generó miedo en los ciudadanos.

“No podemos hablar del clima o la naturaleza. Nosotros estamos propensos pues hemos construido junto a los afluentes de quebradas secas y en un momento como este pueden suceder este tipo de emergencias”, puntualizó.

Momento. Técnicamente lo vivido este jueves, fue una lluvia de manera desproporcionada durante unos 15 minutos. Este evento natural sobrepasó la capacidad de las quebradas de la localidad que no han estado en condiciones óptimas.

Nuevos trabajos. Ayer la entidad bomberil, tenía previsto presentar un informe al Municipio de Otavalo, para realizar la limpieza en las quebradas de la ciudad, para la próxima semana.

Personal de la empresa que trabaja en la Circunvalación, durante la limpieza de la vía realizada la mañana y tarde de ayer.
Segundo Maldonado (i), Cecilia Caiza y Jorge Cedeño, limpian la vía de ingreso a Nuevo Santiaguillo.
Bolívar Rodríguez (izq) y Manuel Quilumbaquí, trabajadores de Emapao, durante la limpieza en un canal de agua, vía a Yambiro.