En Otavalo, los precios no reflejan el esfuerzo de artesanos de Imbabura

Un paro artesanal se desarrolló en la fuente principal de manillas o pulseras artesanales, en la comuna El Cercado, cuna de pioneros y productores de estas pulseras, se pide un precio justo y equivalente al esfuerzo de su trabajo.

Es una de las comunidades de Cotacachi pioneras y casi de las últimas que, en su mayoría, se dedican a la elaboración de manillas a mano, por tal motivo, se ha convertido en una de las fuentes principales de abastecimiento para intermediarios y su comercialización nacional, principalmente en Otavalo, e internacional en Brasil, España y Estados Unidos.

Productores realizan una asamblea en función a la depreciación que han venido sufriendo las manillas artesanales. Manifiestan que el precio por docena era desde 3.50 USD a 5 USD, dependiendo la complejidad y el diseño, y ahora la docena es comprada regularmente por 14 centavos de dólar y, en cuanto a los diseños más complejos por 1 dólar.

Paralizan su trabajo como un símbolo de rechazo contra la explotación laboral por parte de intermediarios y otros mercaderes debido a la diferencia de precios en que los productores venden las manillas y al alto precio en los que intermediarios comercializan o revenden en el extranjero o diferentes centros de expendio, incrementando su valor de cinco hasta diez veces más.

Crean un comité de productores para regular los precios a nivel interno, ventas al por mayor dentro de la comuna, y este precio se establecerá en función de un censo dirigido a todos los productores de la comunidad para establecer un precio justo, considerando el costo de materiales, el tiempo y esfuerzo que dedican a esta laboriosa ocupación.

Asimismo, se concreta que este comité buscará formas para promocionar e inquirir en la posibilidad de realizar envíos internacionales directos, sin intermediarios.

Los más de 400 artesanos pertenecientes a esta comuna manifiestan que el bajo precio en el que ahora se ven obligados a vender sus artesanías, debido a una fuerte necesidad no les alcanza para adquirir la materia prima, en este caso los hilos y otros detalles que añaden a las manillas.

En plazas y mercados se encuentran estas manillas, otros accesorios y productos artesanales en cada local y el precio unitario por manilla es desde 15 centavos y por la docena un precio de 2 USD.

Ante la mención del precio en que artesanos comuneros venden las manillas supieron manifestar que desconocían del tema ya que no los tenían como proveedores.

Se ubicó a puestos que tenían como proveedores a la comuna, sin embargo mencionaron también desconocer del tema y manifestaron que son precios que viene establecidos y que todos los otros comerciantes también venden en ese precio.

Vendedores ambulantes también fabrican manillas a hechas a mano y mencionan que es un trabajo muy laborioso y tardado, más si se realizan diseños complejos o se añaden piedras, artículos u otros accesorios, y que por su parte, no establecen un precio fijo sino que reciben la colaboración que las personas decidan darles.

Manifiestan que mínimo reciben 10 centavos y máximo 25 centavos por cada manilla, precio con mucha diferencia a comparación al que productores artesanales de la comuna El Cercado venden sus manillas, por docena.