En Otavalo se efectuó vacunación en la Cruz Roja

En el Hogar de Ancianos Susana Mancheno de Pinto de la Cruz Roja se realizó el proceso de vacunación, en donde treinta y dos adultos mayores junto con veinticinco personas que laboran en la institución fueron inmunizados.

Enfermeras indicaron que algunos de los viejitos no son conscientes del virus, pero los pocos que entienden la situación, ahora se sienten más tranquilos por estar vacunados.

Yessenia Guevara, auxiliar de enfermería indicó que el personal que cuida de los abuelitos ahora también se siente más tranquilo ya que siempre están en contacto con los adultos mayores, ahora pueden cuidar de su segunda familia con más tranquilidad.

Edison Duque, presidente de la Cruz Roja del Cantón Otavalo mencionó que todo el personal de la Cruz Roja, al formar parte de la primera línea y trabajar con los adultos mayores de este centro, todo el personal también fue vacunado lo cual los motiva a seguir trabajando de la mejor manera.

Se manifestó que desde el inicio de la pandemia, el equipo que trabaja en este centro, en especial las enfermeras han trabajado cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad, de manera estricta debido a que trabajan con personas de alta vulnerabilidad.

Para garantizar que el proceso de vacunación se transparente en esta institución se contó con la presencia de María Gabriela Jaramillo, Gobernadora de Imbabura, Iván Vela, Jefe Político y Mauricio Andrade, Intendente Nacional, los cuales saludaron y compartieron tiempo con las abuelitas y abuelitos de este centro.

La gobernadora indicó que durante todo el tiempo, junto con la coordinación del MIES, se han encontrado garantizando este proceso, de igual forma, velando que los recursos económicos que el Estado transfiere a esta organización sin fines de lucro, lleguen y cumplan con su finalidad en beneficio a los abuelitos.

Desde la Gobernación también se indicó que las vacunas van a llegar de manera paulatina y seguirán coordinando las mejores acciones pero sobre todo ejercerán medidas de control, ya que todavía existe preocupación porque cada fin de semana luchan con la falta de conciencia de los ciudadanos que siguen asistiendo a fiestas y aglomerándose mientras las unidades de cuidados intensivos en la provincia siguen llenos.