En Otavalo buscan la reducción de predios sin cerramientos

Al transitar por las calles Faustino Burga y 11 de Noviembre, en el barrio El Cardón, se puede observar un terreno baldío que por años sus propietarios no han construido el cerramiento respectivo, convirtiendo este espacio en un foco de contaminación debido a que muchos vecinos han hecho del mismo un botaderos de basura.

El municipio, para frenar esta práctica, inició una campaña para hacer cumplir la Ordenanza de Regularización y Construcción de Cerramientos en Predios Urbanos y Centros Poblados del Cantón Otavalo.

La ordenanza establece que los lotes vacantes deben tener su cerramiento, pero eso no se cumple, especialmente en las zonas periféricas de la ciudad.

“Un ejemplo clásico es la ciudadela Rumiñahui. Aquí tenemos bastantes lotes vacantes y los mismos están abiertos que son generadores de roedores, se han convertido en botaderos de basura y pueden convertirse en un problema de salud e inseguridad para la población”, dijo Teresa Villalba, directora de Avalúos y Catastros de la municipalidad.

Los propietarios de estos predios deberán iniciar la construcción de los cerramientos en estos predios para evitar una multa que equivale al 0.5% del valor catastral del predio, la misma que deberá ser cancelada en un período no mayor a 30 días.

Además, de no cumplir con esta exigencia, el municipio se encargará de la construcción del cerramiento y procederá a cobrar por estos trabajos mediante el impuesto predial.
“Ya hemos realizado notificaciones y en la mayoría de los casos ya se ha dado cumplimiento a esta exigencia”, señaló la funcionaria, hablando de algunos casos específicos denunciados por la población.

Problemas
En un sector ubicado a pocos metros de la terminal de buses y la unidad Educativa Jacinto Collahuazo, también existen algunos predios que no cuentan con cerramientos y se han convertido en un problema para los habitantes. “Al caminar por este sitio, especialmente en horas de la mañana, se puede encontrar bolsas de basura que son arrojadas en horas de la noche por vecinos que no respetan el horario de recolección.

Hemos constatado que en uno de estos espacios se reúnen a libar y en varias ocasiones se han detectado a jóvenes teniendo relaciones sexuales”, dijo Carmen Burga, habitante de la ciudad.
Villalba explicó que la campaña se está dando a conocer por medio de redes sociales como parte de la socialización obligatoria y que posteriormente se procederá con las notificaciones y sanciones.