Otavaleños hacen de Galápagos su residencia

Galápagos. “Es un lugar tranquilo y sobre todo turístico, Santa Cruz se ha convertido en nuestro hogar”, dijo Yolanda Quinchiguango, una otavaleña que hace 27 años llegó a Santa Cruz junto a sus padres en busca de un trabajo digno que les permita mejorar su situación económica.

Permanencia. Yolanda mientras realizaba manillas multicolores, como parte de sus artesanías, comentó que su ciudad de origen es Otavalo, exactamente de la parroquia de Ilumán, sin embargo a los dos años fue llevada a Santa Cruz por sus padres, desde aquel día ha permanecido en esta parroquia, ha formado su hogar y actualmente trabaja en el mercado artesanal, ofreciendo sus productos a los cientos de turistas que llegan diariamente y que buscan algún recuerdo para llevar a sus seres queridos y amigos.

Manifestó que cada año llegan a Otavalo a visitar a su abuelito José Manuel Quinchiguango de 75 años, pues es el único pariente que permanece en Imbabura, con tristeza dijo que han intentado llevarlo a Santa Cruz pero que él no quiere.

Artesanías. Figuras de madera y cerámica, así como, manillas, collares y aretes son parte de las artesanías que Yolanda Quinchiguango expende en uno de los puestos del mercado artesanal.

La otavaleña comenta que la mayor parte de los productos que expone a la venta los elabora ella en su taller ubicado en el parque artesanal.

Yolanda dijo que pese a que su vida es estable y buena en Santa Cruz recomienda a las personas que luchen y trabajen en sus lugares de origen ya que muchas veces no resulta tan buena la migración.

“Acá en Santa Cruz todas las cosas son más caras en comparación a otras ciudades de Ecuador, pero ya nos hemos acostumbrado a eso”, finalizó Yolanda.

Los padres y hermanos de Yolanda Quinchiguango han montado sus negocios en Santa Cruz, son la única familia otavaleña que reside en ese cantón, pues en una gran parte existen artesanos salasacas.