Otavaleños dan testimonio sobre su tortura en Chile

Otavalo. “Nos dijeron que nos matarían”. Así comienza el relato que Cristian R, uno de los cinco otavaleños, implicados en la muerte de Margarita Ancacoy, dio a la justicia chilena.

Hechos. La mujer fue asesinada a palos en el barrio República, cuando de madrugada se dirigía a su trabajo en el departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile. Según la investigación, cinco otavaleños la golpearon para quitarle su cartera con 5 mil pesos (7. 75 dólares) y su celular.

El suceso ocurrió el pasado 18 de junio en Santiago de Chile. Cristian R. y Jonathan Ch., fueron golpeados y sometidos a descargas eléctricas por cuatro reclusos en el centro penitenciario.

Testimonio. Al momento de pasarnos el pan mientras comíamos “un recluso del módulo 11 nos preguntó por qué estabámos detenidos, a lo que respondí que estábamos acusados de homicidio, pero que no recordaban nada, ya que estábamos borrachos el día de lo ocurrido”, asegura.

Minutos después de este encuentro, “varios internos comenzaron con amenazas de que nos iban a pegar unas puñaladas, que no saldríamos vivos y que nos matarían”, sostuvo en su declaración a la Oficina de Seguridad Interna de Gendarmería tras lo ocurrido, a la que tuvo acceso La Tercera y que hoy reproduce diario EL NORTE.

Rapados. Tras las agresiones físicas, apareció un reo apodado “El Peluquero”, quien les cortó el pelo antes de ser golpeados por el resto de internos “con un fierro en todas las partes del cuerpo”, detalló el interno.

En carne propia. “Como habíamos sangrado, los internos nos obligaron a limpiar la sangre con nuestra propia ropa. Luego nos llevaron a la ducha para quitarnos la sangre y mojarnos de pies a cabeza”, dijo Jonathan C. de 21 años.

Ambos fueron bañados en agua fría y luego sentados en dos sillas, mientras recibían las descargas eléctricas.

“Nos estaban grabando por un teléfono, ya que nos decían que teníamos que pedir disculpas por lo que habíamos hecho, a pesar de ello, las agresiones seguían”, finalizó Chávez.

Giro a la investigación. Tras el video de tortura filtrado, fueron formalizados cuatro reclusos y el guardia Héctor Palma, quien estaba al cuidado en el módulo 11, donde se encontraban los otavaleños.

Al uniformado le abrieron el expediente por tortura.

Sin embargo tras la declaración de Jonathan Ch, quien dijo que él (Héctor Palma), les salvó la vida, la investigación toma un nuevo curso. “Gracias al guardia no sufrimos mayores lesiones. Traté de correr, pero lo único que sentía eran más golpes hasta que apareció un guardia y me ayudó a ponerme de pie. Él fue quien nos llevó hasta un lugar seguro; gracias a su ayuda logré salir vivo de esta situación”,dijo.

Guardia procesado. “En vez de que me den una ‘medalla’ por salvarles la vida a dos internos, estoy privado de libertad. Las mismas víctimas me daban las gracias y entiendo también por escrito que declaran que les salvé la vida (…) Les pido a las autoridades correspondientes que por favor terminen con los engaños”, agregó Palma. A dos semanas de lo ocurrido las reacciones sobre este triste hecho continúan.