Oscar Narváez asegura que cumplió con su deber

Pimampiro. Oscar Narváez, exalcalde de Pimampiro, acudió a las oficinas de EL NORTE para dar a conocer su versión de los hechos, luego de la publicación en la que se dio a conocer la demanda interpuesta por el Municipio, en ese entonces administrado por él, por un aparente delito de destrucción de bienes patrimoniales en la Iglesia Matriz.

No había permisos. El motivo es que según la ordenanza se debe presentar una serie de requisitos cuando se pretende cambiar, modificar o mejorar un bien patrimonial. Según el exalcalde, cuando se intervino la iglesia nunca se presentaron los documentos ni permisos para readecuar ese bien patrimonial.

Caso omiso. En cuanto al apoyo que solicitó el sacerdote a la alcaldía, Narváez dice que la solicitud fue para diseñar algo de la iglesia, pero no para una intervención. “Jamás dijeron ‘Señores tenemos el dinero, tenemos el donante, queremos por favor los permisos para intervenir el piso’. Yo me entero por el Comisario Municipal que se está interviniendo la iglesia y se solicita parar la obra”, dijo. Posteriormente se realizó una reunión con el Municipio, la Iglesia y el Instituto de Patrimonio en Quito. Allí se habría hecho una revisión y el pedido de presentar los requisitos, sin embargo, dijo que se hizo caso omiso incluso en aspectos como el tipo de material y el diseño que debía tener el piso.

Multa. De igual forma dio a conocer que existe una multa. El proceso dejó iniciando la administración anterior y corresponde a la sanción administrativa que resolvió la comisión de Patrimonio.