Orgulloso de sus raíces indígenas

raicesOTAVALO. Con cada corte de cabello que realiza este experimentado peluquero de raíces indígenas, oriundo del barrio La Joya, ha logrado que su negocio tenga los clientes necesarios para sacar adelante a su familia, dedicándose por completo al arte que aprendió cuando apenas tenía 7 años.

Aprendizaje. José Manuel Farinango Trávez, oriundo del barrio La Joya, cuenta que su familia, cuando él todavía era un bebé, tuvo que emigrar a la parroquia San José de Minas donde creció y estudió la primaria en la escuela Alejandro Larrea. ‘A la edad de 7 años limpiaba zapatos en la peluquería “Imperial”, de Gerardo Herrera, quien fue mi maestro y desde ahí empezó el aprendizaje’, explicó el peluquero
Experiencia. Recuerda que al terminar la educación primaria, su padre le preguntó acerca de qué quería para su vida. Estudio en el colegio o aprender algún arte, estaban entre las opciones. José, sin dudarlo, pidió a su padre que intermediara para que, el peluquero donde él limpiaba zapatos, le enseñara el arte al pequeño aprendiz.

Apoyo. Recuerda que su padre siempre apoyó esta decisión. Dos años de aprendizaje le llevaron a abrir su primer local en San José de Minas, donde asegura que al principio tuvo pocos clientes, pues su corta edad y estatura no le daban la credibilidad necesaria. ‘Mi papá me construyó un banquito de madera en el que me subía para poder cortar el cabello a los mayores. Todavía lo conservo’, explica el peluquero.

Clientes. Su primer local en la ciudad, lo tuvo por más de 30 años en el barrio el Batán, donde se dio a conocer y la gente lo buscaba frecuentemente. Hace dos años, José Farinango Trávez, tiene su negocio en la calle Bolívar.