Orgullosamente diversos

En las reuniones familiares se están produciendo temas de conversación que son muy interesantes. Uno de mis hijos preguntaba, en el momento actual en que vive el Ecuador ¿cuál sería la característica que nos identifica? Lo primero que se me ocurrió decirle fue que siento que está surgiendo una tendencia importante en la convivencia de las personas, y que se puede resumir en que nos sentimos orgullosamente diversos.

Cuando se razonó el punto de vista, incluso con familiares adultos, se pudo hacer comparaciones con el pasado. Antes la tendencia era hacer una lamentación sobre lo que somos, además de que por ser lo que somos tenemos problemas; en otras palabras, por ser quienes somos. El comentario fue que esta situación obedecía a la marcada incidencia que tenían las ideas de inferioridad y el afán de negar nuestra condición para aparentar ser o parecerse al otro, al superior. La argumentación de que “somos orgullosamente diversos y plurales”, es porque hoy ya aceptamos ser quienes somos y para ello hemos necesitado valorarnos y estimarnos como somos. Además, con humildad, conocer a los “otros”, aprender de ellos y compartir como iguales. Un estudio reciente sobre genética en el Ecuador afirma que el ADN tiene pesos diferenciados en porcentaje, pero en los grupos humanos todos tenemos de todo. Somos distintos pero vivimos en un mismo Estado unitario, un mismo Ecuador, pero con identidades diversas e iguales.