Pacientes de América Latina reflexionan sobre la Hipertensión Pulmonar en Ecuador

La Asociación de Hipertensión Pulmonar de Ecuador se une en un esfuerzo común con otras trece organizaciones de pacientes de América Latina – Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Colombia, México, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela– para iniciar la campaña #ElSiguienteRespiro. Una iniciativa para sensibilizar en Ecuador sobre la Hipertensión Pulmonar y crear conciencia sobre la importancia del diagnóstico temprano y el acceso oportuno y continuo a los tratamientos adecuados para esta enfermedad.

La hipertensión pulmonar es una enfermedad crónica, progresiva y de difícil diagnóstico que se caracteriza por el aumento de la presión en las arterias pulmonares, aquellas que conectan los pulmones con el corazón, volviendo difícil la actividad que para los seres humanos siempre ha sido sencilla y natural: respirar. Mientras algunos pueden enfocar su energía en actividades como el trabajo, la cocina o el deporte, un paciente con HP tiene que esforzarse para lograr una sola cosa, el siguiente respiro.

E lSiguiente Respiro busca concientizar sobre el impacto que tiene la hipertensión pulmonar en la calidad de vida de quienes viven con ella y la importancia de identificar los síntomas, ya que al ser una condición poco conocida y con síntomas que se pueden confundir con otros padecimientos respiratorios, el diagnóstico puede dificultarse y en esta enfermedad es crucial empezar a tratarla cuanto antes.

Como parte de la campaña, las organizaciones lanzan una petición para conseguir firmas, y despertar el interés de la Organización Panamericana de la Salud, sobre los desafíos a los que se enfrentan quienes viven con hipertensión pulmonar: la falta de acceso al tratamiento oportuno y continuo.

“Es clave acortar el tiempo de diagnóstico de esta enfermedad, para empezar con los tratamientos aprobados y recomendados. Sin embargo, de nada sirven estos tratamientos si no podemos acceder a ellos. El tratamiento a largo plazo y a tiempo puede tener un impacto positivo en la calidad de vida del paciente, al evitar que la enfermedad avance y empeore”, afirma María Dolores Páez, presidenta de la Asociación de Hipertensión Pulmonar Ecuador.