Ordenanza prohíbe consumo de licor en espacios públicos

Otavalo. Sanciones que van desde el 50% hasta el 100% de una Remuneración Básica Unificada, RBU, se aplicarán a quienes se encuentren libando en espacios públicos. El lunes el Concejo Municipal aprobó en segundo debate la ordenanza que controla el consumo de bebidas alcohólicas en espacios públicos.

Ordenanza. “Hay 90 días para que se informe a la ciudadanía urbana y rural esta prohibición de beber en espacios públicos”, explicó Rubén Buitrón, concejal del cantón. Se consideran espacios públicos aceras, bordillos, plazas, parques y todo lugar que sirva para la colectividad. “La única excepción tienen las fiestas patronales, de la ciudad y parroquias”, señaló el concejal.

Sanciones. Para quienes consuman licor en la vía pública la sanción, por primera vez es de 50% del RBU y si es reincidente se sancionará con el 100% del RBU.

Para los distribuidores (tiendas licorerías, etc.) que hagan mal uso del espacio público la sanción, por primera vez es de tres RBU y la reincidencia son cuatro RBU.

Aplicación. En el barrio El Batán el consumo de bebidas alcohólicas es a diario y muchos son indigentes y enfermos alcohólicos. En estos casos, si quienes están libando en las calles no tienen capacidad económica para pagar, la ordenanza también permite que se lo haga con trabajo comunitario.

Para la comisaria nacional Sabrina Martínez, la aprobación de la ordenanza “ayudará en el control”. La funcionaria aseguró que con este cuerpo legal aprobado ya se podrá dejar de vallar la calle 31 de Octubre los fines de semana, en la denominada zona rosa.

“Es una buena noticia para la ciudad y todo el cantón. Hay una mala costumbre de consumir licor a toda hora y en cualquier lugar. Espero que con esto termine el problema”, dijo Marcela Sánchez, habitante de la ciudad.

Los agentes de control municipal serán los encargados de aplicar la misma.