Ordenanza contra la violencia de género ya fue aprobada

Ante las alarmantes cifras de violencia contra las mujeres y género en el país y la provincia, las acciones para crear normativas y programas orientados a la prevención y erradicación de este tipo de violencia en Imbabura tienen importantes avances.

El Consejo Provincial de Imbabura, reunido el pasado jueves, 13 de mayo de 2021, aprobó en primer debate, la Ordenanza para la Organización y Funcionamiento del Sistema Provincial de Prevención y Erradicación de Violencia Contra las Mujeres y Género en la Provincia de Imbabura.

La normativa tiene como objetivo desarrollar y aplicar acciones, que contribuyan a la restitución de derechos, prevención y atención en casos de violencia contra las mujeres y de género en el territorio.

Este es el resultado de un trabajo coordinado y participativo entre instituciones públicas y privadas, así como de organizaciones sociales, integradas por hombres y mujeres con profundos conocimientos en la materia y, sobre todo, con el compromiso de erradicar la violencia de género.

El encuentro fue liderado por la Comisión de Legislación y Fiscalización e Igualdad y Género del organismo provincial, presidido por la viceprefecta Cristina Males.

Carmen Masson, funcionaria de la Coordinación Zonal 1 de Salud, explicó que la red provincial en contra de la violencia basada en género está conformada por alrededor de 72 organizaciones tanto del Estado, como de la sociedad civil.

Además mencionó que la aprobación de esta ordenanza “son buenas noticias para la provincia”, ya que permitirá mejorar el trabajo en cuanto a prevención, atención y restitución de derechos.

La normativa establece las responsabilidades que tiene el GAD Provincial de lmbabura, de contribuir a la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres y de género, a través de acciones dirigidas a la transformación de patrones sociales, culturales, étnicos, políticos, económicos e institucionales que influyen en la desigualdad de género; así como también, promover el respeto, protección y garantía del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.