Operativos contra la minería ilegal continúan en Urcuquí

Un nuevo operativo de seguridad en la mina de El Olivo en la parroquia de La Merced del cantón Urcuquí rindió sus frutos. Un grupo de personas fueron detenidas en el lugar al notar la presencia militar.

Personal de la Brigada de Infantería N.º 31 Andes a través del Grupo de Caballería Mecanizada N.° 36 Yaguachi llegaron al lugar para garantizar la seguridad de la localidad. Producto de esto, los mineros que se encontraban en el lugar se dieron a la fuga. Uno de ellos cayó a un barranco y terminó siendo socorrido por los uniformados.

De acuerdo el parte oficial “El personal militar procedió a realizar el rescate y brindarle los primeros auxilios para luego evacuarlo con la ayuda de una camilla improvisada hacia el sector de ciudad de Plástico”.

La minería ilegal es un delito que, según el Código Integral Penal, artículo 260, se sanciona con pena privativa de libertad de cinco a siete años a quien extraiga, explote, explore, aproveche, transforme, transporte, comercialice o almacene recursos mineros sin los permisos requeridos por la ley.

Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional permanecen en la parroquia desde hace un año y cuatro meses. Ellos controlan las vías de acceso.
También realizan patrullajes por las montañas, en donde funcionaban los asentamientos improvisados, como la Ciudad de Plástico, y las minas Vieja, El Olivo y Nueva.

En otro operativo personal del Grupo de Caballería Mecanizada N.° 36 Yaguachi, a través del Destacamento ‘Soldado Domingo Yépez’, mediante la ejecución de operaciones militares de control de Armas Munición y Explosivos, en el sector Guallupe del cantón Ibarra, se encontraron seis sacos de material aurífero al interior de un vehículo.

Las personas fue detenida y puesta a órdenes de la autoridad competente. Mientras el material aurífero fue decomisado.

En declaraciones para ‘NotiMundo’ Santiago Chamorro, analista minero, la situación de la localidad es compleja. Asegura que cuando los mineros informales saben dónde hay oro es difícil evitar que el metal quede bajo tierra.