Ofertas navideñas no se ven en locales de Ibarra

Desde comienzos del mes de diciembre el sector del mercado Amazonas y sus alrededores se pintaban con los colores navideños. Esta tradición se ha llevado desde varios años atrás, sin embargo en este año la escasez de adornos y productos navideños se hacen visibles en los locales.

Debido a la pandemia por COVID-19 los comerciantes se han visto obligados a adaptarse a una nueva producción y distribución de sus propios productos, desde adornos artesanales para el pesebre como animales tradicionales, casas, figuras representativas de María, José, Jesús y los Reyes Magos, entre otros.

Es por esto que hoy en día los propios comerciantes han optado por adquirir menos productos de temporada por la baja venta que se tiene durante toda esta crisis sanitaria.

En la avenida Pérez Guerrero comúnmente se observa que los comerciantes venden ropa o zapatos que es su sustento diario. En épocas festivas venden sus productos de temporada, así mismo las ofertas y promociones en las prendas de vestir se presentan en su mayoría con 3×1 o 2×5.

Los comerciantes del sector no se sienten del todo conformes con las ventas que se han generado, pero aún así siguen en la constante lucha de emprender cada día, ya que sus ventas son diarias y de eso depende su sustento.

Blanca Guerra, comerciante del sector, menciona que “este año no se ha manejado nada de promociones porque las ventas han sido bajas. A diferencia de lo que se hacía en otros años, ahora vendo la cuarta parte”.

Varios comerciantes también han manifestado que sus ventas de productos como luces y adornos de pesebres son los del año anterior, ya que la adquisición de nuevos productos les generaría pérdidas porque saben que sus ventas son bajas y que las personas poco se acercan a comprar.

Guerra también manifiesta que “la ayuda que se tiene con la exoneración del 100% del canon del arrendamiento ha sido muy beneficioso, ya que los 12 dólares que se pagaba de arriendo era sumamente dificultoso pagar y más en estas temporadas de pandemia”. Los comerciantes emprendedores del cantón se mantienen en pie y luchan constantemente por sustentar sus hogares y sus negocios a pesar de la crisis que generó la emergencia.