Obesidad: una pandemia que cobra muchas vidas

Las estadísticas sobre los problemas de obesidad y sobrepeso preocupan a los expertos de nutrición, debido al incremento de los mismos en los últimos años. En el Ecuador, son cinco las provincias con un porcentaje elevado de dichos casos.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INEC), en el Ecuador, las provincias que registran un alto porcentaje de obesidad y sobrepeso son Galápagos, Carchi, Imbabura, Loja y Pichincha que en sus estadísticas habla de un porcentaje mayor al 43%.

De la lista de cinco provincias más afectadas, Imbabura se encuentra liderando la misma, con el 44.84% de su población padeciendo alguno de estos dos problemas.
De igual manera, con respecto al área, en el sector urbano se registra un 41.30% y en el sector rural un 41.39%; siendo este último en más elevado, sin embargo no existe una mayor diferencia.

Expertos aseguran que desde el año 2000 ya se hablaba de la “pandemia del siglo XXI”, que hace referencia justamente a la obesidad. Sin embargo, resulta ser una pandemia silenciosa que lentamente le ha arrebatado la vida a varias personas.

Teresa Escobar, es licenciada en pregrado en nutrición y dietética y todos sus estudios se han enfocado en el área nutricional. En relación a las estadísticas obtenidas, comenta que “esto es algo que se veía venir, que en esta época surgiría una grán cantidad de adultos, jóvenes y adolescentes con esta patología“.

Es importante aclarar que si bien es cierto la atención de las personas está puesta en una pandemia más fuerte y que acaba más rápido con la vida de las personas (Covid-19), también los estudios de la enfermedad, aseguran, que las personas que sufren de obesidad y sobrepeso, son personas que corren un riesgo más alto al momento de contagiarse de covid.

Los problemas de sobrepeso y obesidad, son causadas por diversas situaciones y es importante poner atención a ellas.

Una de las principales causas de esta enfermedad es el factor genético, que en realidad se lo crea de acuerdo al ambiente en el que la persona se desarrolla.

La segunda causa, misma que los especialistas consideran la más grave, es el elevado consumo de alimentos altos en hidratos de carbono y grasas saturadas.

Escobar ejemplifica la situación con respecto al consumo de alimentos poco nutricionales como lo es el pan. “Pueden pasar por Ibarra y observar cuantas panaderías hay y las filas largas de espera” expresó.

Un factor también muy importante y por el que han incrementado los casos, es la escasa o nula actividad física que se realiza a diario; esto, muchas veces debido a las diversas ocupaciones o simplemente a la falta de costumbre.

Años atrás la obesidad y el sobrepeso, eran problemáticas que se centraban en adultos y adultos mayores; en la actualidad se han integrado en el grupo, jóvenes y niños.

Tristemente los niños han tenido que enfrentarse a un año en el que su mundo se volcó a una computadora para recibir clases y para socializar.

“Nuestros niños y adolescentes pasan más tiempo que un oficinista en sus computadores”, manifestó Teresa Escobar.

Asimismo explicó que que esta poca actividad física causa que los niños y todas las personas que sufren de obesidad tengan un déficit de crecimiento de sus músculos, esto quiere decir que el cuerpo deja de producir masa muscular y por el contrario produce un exceso de tejido adiposo.

Es importante también considerar aquellas situaciones que afectan al proceso de una estabilidad física y dentro de ellas están las emociones.
Una evidencia clara son las personas que durante la pandemia del Covid-19, decidieron cuidarse y llevar una vida saludable; pero están también quienes se encuentran agotados, cansados y que han perdido totalmente la motivación de cuidarse y llevar una vida totalmente saludable.