Obama dice no a invasión terrestre

WASHINGTON (AP). El presidente Barack Obama descartó categóricamente una invasión terrestre para derrocar al líder libio Moamar Gadafi, al tiempo que las fuerzas internacionales lanzaban un quinto día de ataques aéreos contra blancos militares del gobierno en la nación norafricana.

 No hay pronósticos. El secretario de defensa Robert Gates dijo que no podía pronosticar cuándo concluirá la operación de veda de vuelos, pero agregó que Estados Unidos se aprestaba a ceder el control de la misma tan pronto como el sábado. Obama dijo además que Estados Unidos va a reducir su papel dominante en la campaña internacional que busca impedir que Gadafi ataque a civiles.


 Siguen ataques. El contralmirante Gerard Huebner, alto oficial en la campaña en Libia, dijo que las fuerzas internacionales estaban atacando a efectivos del gobierno que han estado irrumpiendo en centros de población. “Desde Bengazi, que creemos está bajo control de la oposición, nos hemos movilizado hacia el oeste a Ajdabiya”, dijo Heuber en el Pentágono por teléfono desde el buque estadounidense de comando en el Mediterráneo.

 Plataformas misilísticas destruidas. Desde Ajdabiya hasta Misrata, los “blancos prioritarios” de la coalición incluyeron las fuerzas mecanizadas de Gadafi, las plataformas móviles de proyectiles superficie-aire y las líneas de comunicaciones, precisó.
Poco antes, algunos funcionarios dijeron que los proyectiles lanzados por aviones F-15 destruyeron las plataformas misilísticas de Gadafi en torno de Trípoli y las fuerzas internacionales también atacaron un depósito de municiones del gobierno en las afueras de Misrata y fuerzas de infantería en los suburbios de Ajdabiya.
Residentes de Misrata dijeron que los ataques de la coalición obligaron a las fuerzas del gobierno retirar de allí sus tanques. Siguen ataques a civiles, se dijo.