nuevo mandato

Otavalo. Ocho de las nueves curules para el próximo Concejo Municipal, está virtualmente definido.

A falta de su oficialización por parte del CNE, el movimiento Únete Otavalo, logró tres curules urbanas y una rural.

Con estos escaños, más la alcaldía ganada de Mario Conejo, se coloca como la primera fuerza política en el ‘Valle del Amanecer’.

El resto de puestos quedaron en manos de Avanza, Pachakutik, Fuerza Ciuda-dana y Compromiso, los dos últimos son movimientos locales.

La curul que falta por definirse la disputan en la ruralidad, Pachakutik con Manuel Catucuago y el movimiento Compromiso So-cial, con Luis Morales.

Únete. Marco Flores con 7 062 fue el candidato más votado a nivel urbano. El segundo puesto quedó en manos de Maricruz Nava-rro con 6 709 votos, seguida por Jacinto Robalino con 5 574. Los tres dignatarios serán los tres ediles urbanos. A nivel rural, Lourdes Alta Lima completa la lista del movimiento violeta.

Locales. Paulina Vercoutère del movimiento otavaleño Compromiso, lista 105, fue la tercera aspirante más votada a nivel general.

Ella recibió el apoyo de 5 684 personas, superando a José Manuel Quimbo, quien logró la reelección con 4 093 votos, convirtiéndose en el quinto concejal urbano y único representante de Fuerza Ciuda-dana.

Ruralidad. Aída Marcillo del movimiento Pachaku-tik, dio la sorpresa de la jornada electoral al ser la más votada a nivel rural. Ella recibió el apoyo de 4 980 personas, que le permiten mantener la curul de la agrupación política ganada en los comicios de 2014.

Marcillo estará acompañada por Sandra Guevara de Avanza y parte de la Alian-za Todos por Otavalo.

Por definirse. Entre hoy y mañana se espera definir el último escaño que los disputan Compromiso Social y Pachakutik.