Nuevo color, nuevo estilo para tu casa

altTan solo con un cambio de color en las paredes puedes hacer que un espacio de tu hogar al que estabas aburrido de ver se convierta en un lugar diferente y totalmente renovado. Aunque en algunas ocasiones todas estas ilusiones quedan atrás y se antepone un tremendo dolor de cabeza por todo lo que se va a hacer. Ten en cuenta que simplemente se trata de “darle un nuevo look” sin demasiado presupuesto.


Seleccionar los lugares: Lo primero y por supuesto más importante es seleccionar el espacio a pintar, además de elegir el color para que combine con los muebles y decoración de este espacio. Hay que revisar los detalles de forma y contenido y sacar los muebles y objetos para poder delimitar los espacios que se desean pintar con cinta. Tendrás que cubrir los zócalos, interruptores de luz y marcos de ventanas y puertas. Ahora ya tienes listo el espacio y llega el momento de seguir los pasos para comenzar con la pintura.

Colores de temporada: Los colores de esta temporada son grises, rojos y morados también la combinación de estos en los mismos espacios es una buena opción. Además tienes que tener en cuenta el color del mobiliario, ten en cuenta que si tienes los muebles en un color neutro como el blanco podrás jugar con el color de las paredes para darle un aire completamente diferente a esa estancia. Sin embargo si tus muebles ya están combinados por varios colores y estos son ya muy fuertes opta por tonos pasteles para no sobrecargar la habitación.

Tipos: El acabado más práctico es la emulsión satinada, menos propensa a mostrar huellas. Las pinturas antigoteo tixotrópicas cubren con una sola mano.
En cuanto a las pinturas al aceite proporcionan un acabado sólido y de gran duración. Estas pinturas se usan preferentemente para los techos de baños y cocinas.

Poco a poco: Lo mejor es trabajar por pequeñas superficies (aproximadamente unos 30 x 30 centímetros), cruzando las pasadas y terminando siempre en el mismo sentido. Para cada parte a cubrir hay que recargar el rodillo. Y para el acabado se pasa ligeramente el rodillo sin cargar sobre toda la superficie y siempre en el mismo sentido.
Debe acabar siempre toda una pared sin interrupción ya que, de lo contrario, se notaría un cambio de tonalidad entre las distintas secciones pintadas.

Consejos: *El primer paso en seleccionar un color base o principal a utilizar en la habitación con el que nos encontremos agusto. Si no sabe que color elegir, sencillamente mira su armario o guardarropa y enseguida verá que colores son los que le gustas especialmente. Si no ve rojo, seguramente el rojo no le gusta, por tanto no sería aconsejable vivir en una habitación roja.
*Una vez decidido el color principal, utilice este en al menos 2/3 del total a pintar, y los demás colores en cantidades menores.
* Es bueno mantener cierta continuidad en el colorido de la casa entera. Haga un estudio previo de los colores e intágrelos unos con otros convenientemente.
* Tenga en cuenta el color del suelo a la hora de integrar el colorido. Un suelo de madera, no va bien con múltiples colores.