Nueve familias reactivan sus negocios con nuevo espacio en La Merced

Las nueve familias que se han dedicado por más de 20 años a la venta de los dulces tradicionales de Ibarra ahora cuentan con un nuevo espacio, proyecto que impulsó la municipalidad recientemente, y donde se invirtieron 60 mil dólares.

Para la alcaldesa Andrea Scacco, quien retomó ayer sus actividades, este espacio es parte de la historia de Ibarra.

Expresión
“Estoy complacida porque la inversión que hemos hecho, además de reactivar económicamente a las vecinas de este sector, la construcción tiene un contraste bastante importante con el cuartel”, explicó Scacco.

La Alcaldesa también señaló que las otras casetas que estaban instaladas en el parque La Merced, fueron mejoradas y trasladadas a Salinas, donde serán utilizadas por un grupo de mujeres comerciantes.

La pandemia también les obligó a estas familias a cumplir con la cuarentena desde marzo pasado, pero desde el miércoles ya reanudaron sus actividades.

Sonia Guerra ya lleva 26 años con este negocio, mientras esperaba que inicie el acto de inauguración, y luciendo un uniforme color rojo y blanco que la identifica como productora de dulces, comentó que se sienten contentas, “nos ha dado oído la señora alcaldesa con este pedido”. Asimismo, indicó que conocieron sobre el proyecto

Agradecimiento
Rosa Núñez es parte de la segunda generación de su familia que continúa con este emprendimiento.

Contó que desde niña está vinculada con este negocio. Tiene 51 años y aseguró que ama lo que hace y lo que sus padres le enseñaron sobre la tradición de Ibarra.

Mencionó que las nogadas y el arrope de mora son parte de la tradición de la Ciudad Blanca.

Por la pandemia manifestó también que lo perdieron todo, sin embargo, ahora volvieron con nuevos productos, “Dios nos dio otra oportunidad para seguir adelante”, dijo Rosa.

Asimismo, agregó que al cambiar a semáforo amarillo comenzaron con la ejecución del proyecto que fue un ofrecimiento de la actual administración municipal.