Nueva parroquia rural de Otavalo avanza en su fase de delimitación

Producto de la falta de atención en tema de obras y demás beneficios en varias comunidades rurales de Otavalo, los afectados plantearon en el año 2019 la creación de una nueva parroquia a la municipalidad, misma que fue acogida por la entidad para su respectiva tramitación en conjunto con los comuneros solicitantes.

“La necesidad de ellos nace porque ni el Gobierno Provincial ni el Municipio les atendían. Están sueltos, no tienen a dónde recurrir. Sin embargo, desde la época en que ingresó esta administración municipal, el alcalde ha tenido esa predisposición para apoyar a los comuneros de la parte sur de Otavalo, quienes han solicitado la conformación de la nueva parroquia”, informó Mariana Perugachi, secretaria general del Concejo municipal del cantón.

El artículo 25 del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (Cootad), expone que la creación o modificación de parroquias rurales le corresponde al respectivo concejo metropolitano o municipal, mediante ordenanza que contendrá la delimitación territorial y la identificación de la cabecera parroquial.

En base a lo expuesto, el proceso de conformación de la nueva parroquia rural avanza, de acuerdo a lo manifestado por Perugachi, quien en conjunto con las áreas de participación ciudadana, planificación, jurídico, avalúos y catastros del GAD Otavalo; han tenido permanente contacto con los beneficiarios, quienes a su vez adquirieron compromisos para acelerar el proceso.

“Nosotros nos hemos reunido una y otra vez con los compañeros comuneros que conforman el precomité que está encargado de llevar adelante la parroquialización. En este momento nos encontramos en la atapa de delimitación de la nueva parroquia. Se les ha entregado los planos cartográficos para que nos ayuden a delimitarla. Nosotros como municipio tenemos la predisposición de trabajar, pero de ellos depende agiltar el trámite si nos ayudan con la delimitación”, finalizó la funcionaria municipal.

Es importante indicar que las comunidades que vayan conformar la nueva parroquia deben sumar mínimo 10 mil habitantes para poder cristalizar el proceso.