Nueva doctrina militar

El 31 de mayo, en Bolivia, se inauguró la Escuela Militar del Alba, además conocimos que Cuba y Venezuela trazaron lo que debería ser la Academia Militar para el Alba. El canciller venezolano, señaló que este instituto de formación militar, recogerá “la visión que nuestros hermanos caribeños orientales tienen, así que es una experiencia de vanguardia en América Latina y el mundo”.

La Mancomunidad de Dominica, apenas tiene 444 efectivos para su seguridad; San Vicente y Las Granadinas, 850; Antigua y Barbados, 270; además, estos países y otros del Caribe anglófono dependen para su seguridad y defensa del llamado Sistema Regional de Seguridad, organismo creado en el 2006 y que tienen como objetivos: Respuesta a desastres, movilización y despliegue en el manejo de crisis, combatir el crimen y el combate y eliminación de amenazas a la seguridad nacional y regional; como podemos ver, la organización y capacidad de respuesta a las amenazas de estos estados, por decir menos, son muy precarias. Cabe señalar que la policía de Dominica recibe cursos de capacitación por parte de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) de Venezuela. Volviendo al tema de la Escuela Militar del Alba, se ha dicho que se regirá por una doctrina antiimperialista y socialista y que constituirá una nueva identidad regional; no hace falta mayor análisis para saber que la formación de los militares que asistan a los cursos en esta escuela tenga un sesgo ideológico de extrema izquierda y que será altamente politizado; ahí estarán para impartir su doctrina según ellos antiimperialista, instructores cubanos, venezolanos, nicaragüenses, etc. Además debemos recordar cuan politizados están los mandos, amén de Cuba, en Venezuela, hace poco la máxima autoridad militar, hizo groseras amenazas al sistema democrático y suelto de huesos dijo “que las fuerzas militares venezolanas se hallan casadas con el proyecto político del presidente Hugo Chávez”. La constitución venezolana dice que las Fuerzas Armadas se deben a la Nación, esto contrasta con la declaración de marras y con las pretensiones de los gobiernos miembros del Alba, que creen que las Fuerzas Armadas  deben estar al servicio de sus proyectos políticos y sus afanes de perennizarse en el poder.   
 

 Coronel (r) Alberto Molina Flores
albertomolina46@yahoo.es