Novena al Niño Jesús

La iglesia católica mantiene esta hermosa tradición de rezar y meditar la novena al Niño Jesús en las familias, instituciones y templos. Los obispos de la iglesia católica dicen: “Esta novena de Navidad ha sido escrita pensando en ustedes familias del Ecuador, depositarios y custodios de preciosos tesoros confiados por Dios Padre de bondad: Los dones de la vida y de la iglesia. Un día, ustedes papá, mamá los recibieron de sus padres y más tarde lo trasmitieron a sus hijos. Ahora todos, abuelos, padres, hijos y nietos se acercan al nacimiento que con ilusión han preparado para el Niño de Belén”. Este niño es el Dios con nosotros, quien le sigue no anda en tinieblas. Este niño es el Camino, la Verdad y la Vida. No lo olviden, los más preciosos tesoros que Dios les ha confiado son la vida y la fe. Recen junto a la cuna de Jesús niño por nosotros los obispos, sacerdotes, religiosos y fieles que formamos la iglesia de Cristo. Volvamos a cantar los villancicos, meditar los pasajes bíblicos, organizar los pases para las misas en honor al Niño Jesús.

Los cristianos necesitamos mantener la oración para implorar al Divino Creador las gracias necesarias para vivir con sabiduría, fortaleza y más valores de unión en Cristo el Misionero de ayer, hoy y siempre. Un hermoso villancico nos dice: bienvenido seas mi niño adorado: bienvenido seas mi niño de amor. Verbo encamado flor de altura fragante y suave luz de Belén. Si el mundo de ti se olvida y te deja abandonado yo jamás niño adorado, yo jamás te olvidaré.