Normativa para la venta de juegos pirotécnicos

pirotecniaIBARRA. Los comerciantes que venderán juegos pirotécnicos en esta época de Navidad y Fin de Año deberán acogerse a las medidas dispuestas por la normativa legal.


REQUISITOS
El mayor Jaime Guerra, jefe del control de armas de Carchi-Imbabura, explica que para el comerciante temporal se necesitan dos requisitos: que puedan adquirir estos productos de un comerciante autorizado.


“Él les dará una certificación de que ellos han comprado a esta persona autorizada”.
Y por último tendrán que cancelar 10 dólares al comando conjunto, donde recibirán un carné, que si se presenta cualquier operativo, podrán justificar de que están legalmente autorizados para vender.


También es importante lo que informa el Acuerdo 270, que se ha estado socializando en la Provincia, manifiesta que cuando se realicen ciertos eventos que involucre este tipo de juegos, por ejemplo de castillos, no debe encender cualquier persona.


Debe ser un operador calificado, que asista a un curso el 28, 29 y 1 de los próximos días.
“Estas personas que hagan este curso son los únicos autorizados a prender un castillo o a encender luces, sean de exhibición, caso contrario la fuerza pública, el ejército, o los que están hecho cargo del control, se verán obligados a suspender y no dar inicio a los eventos”, señala Guerra.


En Carchi ya se ha socializado esta normativa con los comerciantes, mientras que en los próximos días las autoridades tendrán un acercamiento también con los negociantes de Imbabura a través de los Municipios.


Esta normativa está dirigida también para quienes realicen eventos o ferias para vender los juegos pirotécnicos, quienes tendrán que cumplir con tres requisitos.


Uno de estos es nombrar un administrador o responsable de la feria, esta persona tendrá que presentar al Centro de Control de Armas un plan de contingencia.


Además, si el caso lo amerita, Guerra dice que tendrá que obligarles a que presenten un seguro de terceros para los afectados, en caso de que se presente una emergencia.
Y por último pasar una inspección con informes favorables del sector donde se realizarán las ventas de los juegos pirotécnicos.