Carlos Zorrilla: “No tiene futuro el Plan de Acción para el Sector Minero”

El tema ambiental y la problemática minera van en contraposición. Por lo menos en lo que concierne a Imbabura y particularmente lo que viene sucediendo en Buenos Aires, cantón Urcuquí requiere una solución pacífica, integral, legal y de reconocimiento a los derechos de la naturaleza también. El ambientalista Carlos Zorrilla, en estos días expuso su pensamiento que lo remitió a EL NORTE.

El jueves 5 de agosto, el presidente del Ecuador, Guillermo Lasso, hizo público el contenido del decreto ejecutivo número 151, con el cual se establece el Plan de Acción para el Sector Minero, cuyo objetivo principal es incentivar aún más la inversión extranjera minera.

El Plan se debió haber denominado el Plan Express de Entrega de Recursos Mineros del Ecuador, señaló Zorrilla, al mencionar que “el problema principal del Plan, el cual aparentemente fue financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo, es que se construyó ignorando por completo la posición y preocupaciones de la sociedad civil, y específicamente de los sectores más negativamente impactados por la minería: las comunidades rurales, pueblos ancestrales, y de los Gobiernos Autónomos Descentralizados.

Señas que las empresas metieron mano se encuentran a lo largo y ancho del Plan, dijo el ambientalista, incluyendo el artículo 4, el que especifica el apoyo de las empresas mineras para ejecutar actividades en conjunto con el Estado, incluyendo difundir el mito de la minería responsable, señalando que se debe informar al público sobre los dones y beneficios de la minería, pero no mencionan que se debería informar sobre los impactos negativos. Para eso son expertos las empresas.

Por otro lado, añade Zorrilla, establece unos meses para destrabar trámites de concesiones mineras y permisos de uso de agua y otros permisos que por varias razones no se han aprobado. Abran las compuertas por favor…. Pero, no asignan fondos para los nuevos técnicos, geólogos, hidrólogos, reguladores y administradores para que puedan cumplir con el festín de permisos que se emitirán.

El sueño de toda empresa: menos trámites, menos tiempo para aprobación de permisos, menos empleados para controlar y regular, menos tiempo para revisar y constatar detalladamente la información que las empresas entregan a los reguladores; aprobaciones express, precisó.

Algo que debe preocupar a todo el país es la siguiente sección, que deja en claro la fiebre extractivista y boba del gobierno: “….Que la coyuntura económica actual, nacional e internacional demanda que el Gobierno Nacional busque alternativas viables para explorar y explotar, de manera racional y ambientalmente sustentable, los recursos naturales no renovables que se encuentran en el subsuelo”. Vale la pena resaltar: “….para explorar, de manera racional y ambientalmente sustentable, los recursos no renovables que se encuentren en el subsuelo”, dijo Carlos Zorrilla.

Para empezar, explicó, la minería sustentable es un perfecto oxímoron (contradicción de términos). Y no solo contradictorio, sino algo imposible: ninguna minería puede ser sustentable, ya que los minerales no se regeneran una vez explotados, a diferencia de los recursos naturales renovables (plantas, agua, etc).

¿Será que están contemplando abrir las áreas protegidas para la minería? y ¿qué pasa si de repente hallan litio debajo de la Plaza de San Francisco, o de La Compañía? ¿Qué hará el gobierno si detecta un yacimiento de oro debajo de Carondelet? ¿Qué pasa si se encuentran cobre debajo de la Plaza de Ponchos de Otavalo, o debajo de Baños de Ambato?

Obviamente no se tocará estos lugares urbanos y religiosos, pero como ningún gobierno ha valorado lo que yace encima del suelo, es decir suelos fértiles, fuentes de agua cristalinas, culturas milenarias, envidiable diversidad biológica, estabilidad climática de sus bosques y gigantesco potencial turístico, al carajo con esa riqueza, puntualizó.