No señora ministra

alberto molinaLos mandos de los militares merecen respeto, los presentes y los anteriores. La ministra de Defensa, María Fernanda Espinosa, el día domingo 17, en la noche, una vez que se conocieron los resultados de las elecciones, entre otras cosas declaró: “Que las Fuerzas Armadas habían estado abandonadas por más de 30 años”. Estas declaraciones son de una persona que desconoce o que está mal informa de la trayectoria y el legado histórico de una de las instituciones que nació con la Patria.

Es oportuno recordarle que a partir de mediados de la década de los 70 e inicios de los 80, con el inicio de la era petrolera y con un precio del barril  que fluctuaba entre 10 y 30 dólares, se modernizaron las FF.AA. para el Ejército se adquirieron tanques AMX-13, cañones autopropulsados y helicópteros franceses y se crearon las Brigadas Blindadas, de Aviación del Ejército y la de Fuerzas Especiales; además se adquirió armamento y equipo moderno, especialmente de comunicaciones. Los cuarteles se organizaron en todo el país  bajo el concepto moderno de Fuertes Militares.

Lo mismo para la Marina, se adquirieron submarinos, corbetas, fragatas, el Buque Escuela “Guayas”, etc. La Fuerza Aérea fue dotada de aviones supersónicos, Mirage y Kfir; todo este armamento se adquirió de fábrica. En los 90, se dotó al Ejército de fusiles modernos y se adquirió en Nicaragua, una vez que se desmovilizó el Ejército Sandinista; excelente armamento de fabricación rusa; misiles Igla, lanzacohetes múltiples, etc. armamento que fue utilizado en el conflicto del Alto Cenepa con gran éxito. En 1992, se firmó por primera vez -caso inédito en América Latina- un convenio con la Asociación Latinoamericana  para los Derechos Humanos (ALDHU), con el propósito de entrenar a oficiales y personal de tropa en el pleno respeto a los DD.HH.

Igualmente oficiales de las tres Fuerzas asistieron a los cursos de la Escuela Internacional de Derecho Humanitario, en Italia; luego se  creó la cátedra de Derecho Humanitario (Convenios de Ginebra) en las Academias de Guerra de las FF.AA.

La consigna de “ni un paso atrás” fue cumplida por los heroicos soldados que tuvieron mandos que los condujeron en la guerra a la victoria y con serenidad y firmeza apoyaron la firma de la paz. ¿Paladinamente se puede afirmar que nuestras FF.AA. estuvieron abandonadas por más de 30 años?. 

 

Coronel (r) Alberto Molina Flores
albertomolina46@yahoo.es