No por patear una pelota

Todos pueden patear una pelota, pero no les convierte en futbolistas. Para serlo, hay que prepararse, cuanto más temprano mejor. Para ello, hay escuelas de fútbol, indispensables para aprender con buenos entrenadores todos los secretos del juego. Cierto, hay excepciones. Messi, Pelé…En las últimas horas, un futbolista, que se ha desempeñado bien como guardavallas, pero no sé si como asambleísta, Jorge Corozo “ha descubierto” que todo el mundo puede ser periodista. Que, bastarían la experiencia y el reconocimiento de la Senescyt para ejercer como tal. Corozo, y con él todos los que como él piensan, parecen olvidar la indiscutible necesidad de prepararse intensamente para cualquier profesión. Seguro, ignora la historia de formación de periodistas que nació en 1903 con la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia. Desde entonces, las Escuelas de Periodismo se multiplicaron por el mundo. En Ecuador, la primera escuela la fundó la Universidad Central. Luego se creó el Centro de Estudios Superiores de Periodismo para América Latina, CIESPAL. Hoy tenemos facultades en muchas provincias, posgrados en Periodismo, pero el señor Corozo no lo sabe. Y mientras el país reclama acceso a la Universidad, posgrados, PHD, Corozo no. Quiere periodistas sin preparación. Quiere “experiencia”. No asambleísta. Usted promueve el empirismo, la mediocridad en una profesión de gran responsabilidad social. Al contrario, debería exigir más preparación académica, y no plantear la ridiculez en sus declaraciones.