No me felicites

El viernes 8 de marzo pensando en escribir alguna frase para felicitar por el Día de la Mujer, me llamó la atención un meme diferente, “No me felicites, acompáñame en mi lucha los 364 días”.

Chévere frase, el reclamo era a nosotros los hombres, los que creemos pertenecer a un gremio. Mientras se escribían memes de felicidades y felicitaciones, la pregunta saltó por sí sola, ¿es necesario solo felicitar en este día?, o quizá el tema es mucho más profundo. Que sí lo es, sobre todo en este año en el país fue testigo de la violencia contra la mujer, hecho que no es que ha crecido, sino que se ha visibilizado.

Una justicia secuestrada por el machismo nunca evidenció la violencia contra la mujer y hemos sido testigos de que jueces sean hombres o mujeres hayan tenido actitudes misóginas. Terrible, los indicadores también son alarmantes, 7 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo violencia.

Una amiga me dice: “ser mujer es una constante lucha contra el machismo”. Un machismo ejercido por hombres y mujeres, por lo tanto este, no es sinónimo ni de capitalismo, ni de socialismo, es un flagelo que se lo replica y se lo constata en los libros más antiguos de la historia occidental.

Para la cultura andina es la paridad, espacio en el cual los hombres y mujeres en una conjugación casi perfecta vayamos construyendo juntos la sociedad ideal.