No lograron escapar de la Policía luego de un robo

Gracias al rápido accionar de los miembros policiales de la Unidad de Policía Montada (UER) y el Grupo de Operaciones Motorizadas (GOM), un ciudadano y un menor de edad que fueron plenamente reconocidos como los presuntos causantes de un robo y se les aprehendió. El hecho se suscitó la tarde del último lunes en el centro de Ibarra.

Localización
Según el reporte policial, los uniformados que brindan seguridad en los parques junto con caballos, divisaron a dos sujetos que llegaron al parque de La Familia en precipitada carrera, aproximadamente a las 17:45.

Al notar su actitud enseguida sospecharon que podrían intentar ocultarse luego de cometer un hecho delictivo, por lo inmediatamente iniciaron la persecución a galope, logrando impedir su huida.
Enseguida los uniformados motorizados lograron neutralizarlos, ante la mirada atónita de decenas de personas que observaron cómo intentaban evadir a la fuerza pública.

Los hechos
A la altura de las calles Obispo Mosquera y Calixto Miranda los uniformados visualizaron que dos ciudadanos salían en precipitada carrera luego de cometer un robo a una transeúnte.

Enseguida iniciaron la persecución y visualizaron que los sospechosos ingresaron en el parque de La Familia, en donde arrojaron varios objetos, sin embargo fueron capturados en la avenida Teodoro Gómez de la Torre y General Julio Andrade.

Luego de pocos minutos arribó al sitio una mujer de 65 años de edad, quien de manera nerviosa, desesperada y solloza, adujo que al estar trasladándose a realizar unas compras había sido interceptada por éstas dos personas.

Según la víctima uno de los sospechosos le había sacado a relucir un arma corto punzante y mediante amenazas de muerte, le había expresado que se despoje de sus pertenencias y que si gritaba le apuñalaban, mientras que su acompañante le había arranchado un teléfono celular marca Samsung A20. Después del robo le empujaron y cayó al pavimento, para continuar insultándola.

Los sospechosos fueron identificados como Joel Sebastián E., de 19 años de edad y J. L. D. C., de 17 años de edad. Los indicios encontrados fueron tres celulares y un cuchillo, con el que habrían intimidado a la mujer, quien los reconoció plenamente.