No lastimes tu columna

altSin duda alguna, los tacones son los complementos que más identifican a una mujer, pues además de otorgarnos prestancia y estilo, nos hacen ver más delgadas y esbeltas de lo que nos veríamos con zapatos planos. Por esto te presentamos algunas recomendaciones acerca de este tipo de calzado.

Cuidado. Según los especialistas, el tamaño adecuado del tacón debe ir de acuerdo a la anatomía del pie y la longitud de las piernas. Los doctores recomiendan entre 2 y 3 pulgadas para el uso diario.

– ¿Qué estilo es el más recomendable? Pues es mejor elegir zapatos cerrados que sandalias abiertas ya que los zapatos cerrados le dan mayor estabilidad y soporte al pie.
– También te sugerimos no usar este tipo de calzados si tienes que realizar actividades que requieran movimientos bruscos y estar mucho de pie.
–  Ojo con su uso diario: Los tacones altos ya sea en punta, cuadrados, abiertos de cualquier estilo son nocivos para la salud cuando se usan por mucho tiempo, ya que, si son picudos deforman al pie, producen dolor, mala circulación y deformación en las piernas.

Para no dañar tu cuerpo.  1. Antes que nada alinea tu cuerpo. Procura que tu cabeza esté perfectamente sobre el cuello, pues si la mantienes hacia delante o hacia atrás puede derivar en dolor; el pecho debe estar erguido sin provocar tensiones; el abdomen plano y relajado y la columna vertebral debe mantener las curvas naturales.
2. Imagínate que por lo general el 90% del peso recae en el primer y quinto dedo. Así que a la hora de caminar primero apoya el talón. No des pasos muy cortos ni camines tan de prisa, ya que a la larga podrían presentarse dolores en ingles y rodillas.
3. Usa tacones que no excedan cuatro centímetros para garantizar el descanso y curvatura natural del arco. Esta altura es ideal para favorecer la correcta circulación de la sangre
4. Si optas por tacones de 10 cms, úsalos por tres horas cuando mucho. Después de este tiempo, tus huesos comienzan a forzarse y te producirán juanetes. Carga en tu bolsa unos zapatos bajos, serán de gran utilidad.
5. Cuando cambies de zapatos, deja tu pie un par de minutos a la intemperie. Con ello evitas un choque de temperaturas que favorezca dolores articulares.