No hay proyectos

La situación de la Región 1 (Esmeraldas, Imbabura, Carchi y Sucumbíos) por la falta de proyectos, empieza a generar preocupación. Llama la atención que no existan proyectos importantes, sustentables, viables para obtener recursos extraordinarios.

A simple vista, eso implica, paralelamente, falta de obras importantes y una desaceleración en el desarrollo que aspiramos y que sanamente envidiamos de otras provincias en donde se nota gestión como Manabí, Los Ríos, Azuay, Tungurahua, etc. Ha transcurrido un buen tiempo desde que los representantes de los sectores productivos de Imbabura señalaron que la provincia no es competitiva y esa realidad, al parecer no ha cambiado. Se suma a ello, la identificación de la Senplades, meses atrás, sobre la ineficiente gestión y acción de las entidades de gobierno que no habían invertido sus recursos institucionales con eficiencia en Imbabura. Ahora queda solo un mes de plazo para que los organismos seccionales presenten sus proyectos, los mismos que avalicen la posibilidad de obtener los recursos necesarios. Hay temas que se vienen hablando aisladamente, pero no existe la mínima opción de que alguien lidere un proyecto provincial y menos, creemos, un gran proyecto regional. Los plazos se van cumpliendo.