No cuentan con espacio adecuado para sus clases

Ibarra. El Centro de Edu-cación Popular Especial de Imbabura (CEPE) fue creado en Ibarra en el año 2005, al inicio el fin era alfabetizar a personas adultas con discapacidad visual, pero poco a poco se fue aplicando la inclusión educativa. Hoy, 35 niños, jóvenes y adultos con discapacidad visual inician un nuevo año lectivo en el CEPE.

Importante. Noemí Trejo, coordinadora del centro, dijo que a pesar de no contar con una infraestructura adecuada ni los materiales necesarios decidieron ya iniciar con las clases.

La creación de este centro y la inclusión educativa ha generado grandes resultados, Trejo agrega que jóvenes que han sido parte ya lograron llegar a la universidad e incluso han viajado al exterior para continuar con sus estudios y formarse profesionalmente.

“Los estudiantes que han terminado el colegio ya están en igualdad de condiciones de aprender, porque también ha sido un proceso, nosotros tenemos que entender que el braille es muy importante en nuestras vidas y luego se sumó la tecnología”, acotó la coordinadora.

Ahora han podido complementar sus aprendizajes con el uso de la computadora, con las clases de matemática e inglés adaptadas y el braille, esto les ha permitido a los estudiantes tener toda la fortaleza para iniciar su inclusión educativa correcta.

Las instalaciones de la Aso-ciación de No Videntes de Imbabura es el sitio que usan, fue una donación que les entregaron hace 26 años atrás. Trejo aseguró que con respecto a los materiales para este año han recibido colaboración de estudiantes de la Universidad Técnica del Norte, y en cuanto al espacio físico agregó que vienen luchando y solicitando a autoridades para que les ayuden con otro lugar porque en realidad es un sitio muy pequeño para la cantidad de estudiantes que existen.

“Justamente estamos en trámite para solicitar un nuevo espacio a la alcaldía, nos encontramos en este proceso y ojalá podamos tener una respuesta favorable”.

Los materiales que necesitan para poder trabajar en igualdad de condiciones es un kit educativo que comprende de un bastón, regleta y punzón, a parte juegos geométricos en braille, láminas blancas, hojas, entre otras. “Nosotros constantemente estamos haciendo proyectos o solicitando la colaboración de padrinos que nos ayuden para las becas”.

Actualmente como centro han pensado incorporar como instrumento de apoyo tablets.

Solo la mitad de estudiantes poseen este kit ya que cada uno cuesta USD 70. La fundación ‘Tierra para todos’ les han apoyado con regletas y punzones.

Elena Avellaneda, Blanca Erazo, Noemí Tejo y Juan Puma son los maestros que pertenecen a este centro, todos ellos son voluntarios. Braille, inglés, computación, movilidad, actividades en la vida diaria, aprenden los alumnos que son parte.

Para poder impartir las clases usan los libros que da el gobierno, pero las maestras realizan adaptaciones para transformar todo el braille. “Al centro no nos dan estos libros, pero los estudiantes tienen ya que también pertenecen a la educación regular”.

Para poder ser parte de este centro, lo único que deben hacer en matricularse, presentar la cédula y el carné que garantice que sea una persona con discapacidad.

“Estamos preparados un 70% para iniciar, no en su totalidad pero lo hacemos con muchas ganas”.

El kit estudiantil consta de un bastón, una regleta y un punzón, solamente la mitad de estudiantes lo tienen.