No confundas meditación con pensamiento

nelson villacisMeditar, no es pensar. Es dejar de pensar para empezar a vivir. Las ideas y pensamientos solo son imaginación de nuestra mente, no son reales. Es decir la realidad no es tal cual es, sino como uno se la imagina que es. El agua es H2O, pero así nadie lo hubiera descubierto  como composición y fórmula química, igual seguiría siendo H2O. El pensamiento sirve para el conocimiento pero no para la transformación interior.

Marx decía: La ideología, es una deformación de la realidad- Es decir que la realidad no es tal cual es, sino como a uno le gustaría que sea, en sus ideas.
La mente humana está atiborrada de traumas, angustias, objetivos, deseos insatisfechos y frustraciones.   No cabe duda que la ciencia lógica nos ha dado una vida más confortable, mayores comodidades, facilidades, avances tecnológicos; pero no nos ha dado felicidad, es entonces cuando una ciencia espiritual como la meditación puede llenar ese vacío humano.  Así como hay una ciencia para el conocimiento, hay una ciencia para la satisfacción y transformación interior y eso es la meditación.
El mundo contemporáneo es deslumbrante por fuera, pero muy pobre interiormente. Sigue existiendo la angustia, la insatisfacción. En un principio se creyó que con la revolución tecnológica el mundo sería más feliz; pero ha sucedido todo lo contrario, mientras mayor es la comodidad exterior menor es la comodidad interior. Es decir es tan absurdo como construir un bello palacio y no hay quien habite en él, porque el huésped no está, se ha perdido o se ha ido. Por afuera las cosas cambian, se embellecen; pero hacia adentro se deforman. Este franco desequilibrio tiene que ser corregido con la ayuda de una ciencia de transformación interior, una ciencia espiritual que ayude a la mujer y al hombre a ser más conscientes de sí mismos.
La meditación, por decirlo de alguna manera, es la herramienta más eficiente con que cuenta la ciencia espiritual de la transformación.

 

Nelson Villacís
nelsonvillacis@hotmail.com