No clasifiques, Tricolor

ruben-darioYo no quiero que clasifique la selección al Mundial de Fútbol porque con ese “histórico triunfo” vendrán las mentiras que nosotros mismos solemos decirnos.
El progreso o el fin de la pobreza o de la inequidad económica dentro de una nación no tiene nada que ver con participar, y peor ganar, un campeonato mundial.


Si así fuera, Brasil, el tetracampeón, sería el país más avanzado, el país con menos pobreza, el país con mayor igualdad, el país sin racismo ni discriminaciones.
Sin embargo, hace pocos meses ese pueblo desnudó todas las miserias y las desigualdades que viven miles de millones de ciudadanos de esa nación.
Si así fuera (maldita coincidencia, dirán algunos), España, campeón mundial reinante, estaría con su economía boyante, con altísimas cifras de empleo, con bajísimas cifras de corrupción, pero en la realidad ocurre, precisamente, todo lo contrario.
No seremos ecuatorianos porque ganemos o perdamos un partido o porque llegamos a un Mundial.
Seremos ecuatorianos cuando entendamos que la identidad nacional no se mide en goles ni en clasificaciones, sino cuando seamos capaces de luchar, con la camiseta amarilla puesta en el alma, por un país igualitario, un país justo, un país equilibrado, un país donde existir sea un premio cotidiano y no una diaria maldición.
¿Cuánto hacemos por estos objetivos una vez que terminan los partidos, una vez que termina el fanatismo futbolero?
¿Cómo construimos un país que nos enorgullezca más allá, mucho más allá, de un simple partido de fútbol?

 

Rubén Darío Buitrón
www.rubendariobuitron.wordpress.com