No aceptan el precio del gas

Ibarra. Ayer, en las afueras de la distribuidora de gas de la parroquia la Esperanza, decenas de moradores de las comunidades y barrios del sector, se encontraban reclamando “el mal servicio que presta”. Entre lo más nombrado, subir el precio del gas doméstico que vende en la distribuidora y a domicilio.

La indignación de las personas se habría desatado porque en la mañana, después de la reunión en la casa comunal, acudieron a la compra del cilindro del gas y el distribuidor les manifestó que no tiene más tanques y que no va a vender, dijo Ana Carrillo, presidenta del GAD Parroquial La Esperanza.

“Siempre que venimos a la distribuidora, el señor nos dice que ya no tiene gas. No está cumpliendo con el 20% del número de cilindros que debe tener para abastecer a las personas que vienen directamente”, explicó Carrillo.

Además, agregó que en la reunión que mantuvieron con los comuneros se llegó al acuerdo de convocar a las autoridades del ARCH, ENI y Gobernación, para buscar soluciones definitivas a la problemática y sancionar al distribuidor.

Asimismo solicitar que se regule la tarifa establecida de USD 1.60 en la distribuidora de la Esperanza, ya que a pesar de existir señalización del precio, venden a USD 3.

Contraparte. José Matango, distribuidor involucrado dijo que “durante 22 años he cobrado USD 2.50 el servicio de entrega del gas a domicilio. Hace una semana subí a USD 3 porque el mantenimiento que nos exigen del carro y las instalaciones no es gratis y por la mínima nos multan”.

Matango no dio mayores detalles en cuanto a la acusación por subir la tarifa establecida de USD 1.60, misma que tiene una fuerte sanción.

A pesar de ello, algunos vecinos indicaron que estaban de acuerdo con la decisión de subir el precio, tanto en la venta a domicilio y distribuidora, alegando que pagan más si se acercan directamente a las instalaciones y que viven lejos.

Autoridades. Ante esta situación, Alejandro Gómez, Intendente de Policía de Imbabura, comentó que el lunes tuvieron un acercamiento con los moradores de la parroquia la Esperanza y José Mantango, para mantener el precio de USD 2.50, pero el distribuidor no accedió.

9 camiones distribuidores de gas de uso doméstico fueron a la parroquia en mención, algunos ciudadanos no accedieron a comprar porque mantenían el precio de USD 3.
Los ciudadanos de La Esperanza expresaron su resistencia ante Andrés Lozada, representante legal de los distribuidores de gas.