Niños y jóvenes protegidos

potegidosLa segunda parte del proyecto educa futuro que auspicia Expoflores en Imbabura está en marcha. El viernes próximo se inaugura la etapa de trabajo que tendrá como protagonistas a los adolescentes de 14 a 18 años del cantón Otavalo.

El objetivo es apoyar al desarrollo integral de los jóvenes que se encuentran en riesgo y vulnerabilidad. Así lo destacó José Luis Goyes, gerente de responsabilidad de Expoflores quien lidera el proyecto de Imbabura. 150 jóvenes serán los beneficiados de esta iniciativa que busca consolidar un mejor estilo de vida entre los participantes.

“Lo que buscamos es apoyar a su desarrollo integral”, corrobora Goyes. Entre las temáticas a cumplirse se desarrollarán actividades lúdicas y de crecimiento personal. Además de problemáticas como drogadicción, sexualidad, empleabilidad entre otros aspectos.

Este proyecto tiene el objetivo de contribuir con la prevención y erradicación del trabajo infantil, especialmente en las comunidades indígenas así como también para prevenir la trata de niños niñas y adolescentes en el cantón Otavalo Expoflores, en alianza estratégica con Partners of the Américas, ejecuta el proyecto binacional Ecuador-Panamá “EducaFuturo”, en la provincia de Imbabura, en los cantones de Ibarra, Antonio Ante y Otavalo.

MENORES BENEFICIADOS

El viernes último se realizó una mañana deportiva con los niños del programa Espacios para crecer que está dirigido a menores de 5 a 12 años. Esta iniciativa está dirigida para los niños que están en riesgo y vulnerabilidad. Así lo explicó Luis Javier Cueva, director del proyecto que es auspiciado por Expoflores.

En esta jornada 150 menores que son parte del programa estuvieron mostrando su talento a nivel deportivo en una mañana recreativa que se realizó en el parque San Sebastián.

El objetivo es aportar a la permanencia educativa y la reducción del trabajo infantil en las poblaciones indígenas y migrantes en esta provincia. El proyecto llega a más de 700 niños y niñas, 300 familias, 100 maestros, 50 actores locales y fincas florícolas participantes en la Red de Responsabilidad Social. Los componentes con los que trabaja este proyecto son: educativo, medios de vida, política pública y relaciones interinstitucionales.

SATISFACCIÓN TOTAL

Salomé Cuascota luce feliz. Ella junto a su amiguita Marjorey Cabascango se benefició del proyecto. “Es una enseñanza muy buena. Aprendimos varias cosas y pudimos integrarnos más”, dice la pequeñas mientras disfruta de un descanso de la mañana deportiva. Las dos pequeñas son de la comunidad Caluquí en la parroquia González Suarez donde ‘Educa Futuro’ tiene una masiva presencia social. ‘Espacios para crecer’ es un proyecto donde los participantes muestras su conocimiento de una manera lúdica.

“Estamos trabajando con el programa Educa futuro que tiene varias modalidades para chicos pequeños y adolescentes”, explica Cueva quien estuvo al frente de la jornada de ayer. Este proyecto es auspiciado por Partners of The Americas de Estados Unidos que busca combatir el trabajo infantil en las poblaciones vulnerables de Ecuador. Para Goyes, gerente de responsabilidad de Expoflores, esta organización entiende la responsabilidad social como una forma de gestión ética y transparente de la asociación y sus asociados. Expoflores y el proyecto EducaFuturo ha sido fundamental generar alianzas estratégicas y de cooperación con actores comunitarios e instituciones educativas de Imbabura.