Niños se educan con el arte

IBARRA. Ochenta niños y niñas desde cuarto hasta séptimo año de básica de la escuela José Tobar Tobar, en Alpachaca, se capacitan con el programa Arteduca Yuyay o educación para curar el alma.
Además de las clases diarias en su plantel, los estudiantes participan en jornadas extracurriculares de carpintería, cerámica, costura y bordado.
Realizan las actividades los viernes de cada semana.

Beneficio. A Emanuel, de sexto de básica le agrada moldear la arcilla y darle forma de seres humanos.
Arteduca Yuyay “me ayuda a mejorar” , comentó.
Gladys Cholo, directora de la escuela José Tobar Tobar, precisó que el proyecto Arteduca Yuyay representa para los niños el mejoramiento de su calidad de vida y aprendizaje.
Dijo que el niño, de acuerdo a sus valores, fortalece su alma, su ser y su persona.

Ayuda.  Entre los capacitadores están psicólogos de la Dirección de Educación y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur.
“Hemos hecho unos pájaros y un corazón para nuestras madres”, contó Adriana Revelo; ella confía en su creatividad.
Gabriela Cuásquer se emociona cuando habla de los talleres.
“Arteduca Yuyay nos ayuda mucho y nos hace sentir bien”, afirmó.
Jessica Cevallos, maestra de séptimo año de básica, explicó que con las manualidades, los estudiantes se relajan y pueden mejorar notablemente su conducta.
“Es una manera de encontrar nuevos talentos en los niños y niñas”, agregó la maestra.
A Ronaldo Rodríguez lo que más le gusta es el bordado.
Finalidad. El proyecto inició el año lectivo anterior en la escuela Guayaquil de Alpachaca.
El director de Educación, Ángel Castillo, explicó que Arteduca Yuyay consiste en presentar el arte combinado con la educación básica.
Agregó que existe un interés lúdico y que el proyecto cuenta con el aval de organizaciones no gubernamentales como ChidFund, FOCI, Montañas de Esperanza y Prodeci.
“Educamos a través del arte, no solo para entretener sino para desarrollar la creatividad  y el pensamiento
Castillo socializó Arteduca Yuyay en planteles estadounidenses y con representantes del Rotary Club.
El proyecto tiene que ver con la pedagogía Waldorf, que significa algo que va más allá de la enseñanza de la ciencia.
Se centra el aprendizaje en el arte, en valores y apoyo psicológico. “Con el arte  mejoramos el estado de ánimo de los estudiantes; el arte ayuda al entendimiento a través de la creatividad”, específico Castillo.