Niño afro pregunta a Obama por su cabello

WASHINGTON. “Me gustaría saber si mi pelo es como el suyo”. Esa improvisada petición al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de un niño de 5 años, se ha convertido en la foto más querida en la Casa Blanca.

Anécdota. La anécdota ocurrió en 2009 cuando su padre, un exmarine dejaba su puesto en la Casa Blanca y siguió la tradición de la foto con el mandatario. Pero, cuando ya se disponían a salir del Despacho Oval, los dos hijos del matrimonio dijeron que querían hacerle una pregunta al presidente.
El pequeño, Jacob susurró algo a Obama. “Quiero saber si mi pelo es como el suyo”, pidió el pequeño.
“¿Por qué no lo tocas y lo ves tu mismo?”, respondió Obama y bajó la cabeza.
“Así qué, ¿qué te parece?”, preguntó Obama, cuyo corte de pelo, muy corto, disimula los rizos propios de la etnia afroamericana.
“Sí, parece igual”, contestó Jacob, que llevaba el pelo tan corto como el presidente y que también es afroamericano. Su padre dijo que “es importante que los niños negros vean a un hombre negro como presidente”.“Ven posible alcanzar cualquier puesto si ven a otro negro en él”, resaltó.