Niña discapacitada necesita ayuda

IBARRA. Viviana sentada en una silla de ruedas estrechó su mano izquierda y sonrió. Ella apretó fuerte la mano de una mujer de 25 años de edad que la visitó en el hospital. A un costado, estaba su madre, Carmen Estrada quien  busca  ayuda para su vástago quien hace tres meses quedó sordomuda, tiene neumonía y convulsiona hasta 20 veces en el día.

Hechos. En marzo pasado, Viviana de nueve años convulsionó sorpresivamente  y fue llevada hasta el hospital San Vicente de Paúl.
Luego la infante fue remitida al hospital Militar en Quito tenía neumonía y crisis epilépticas, ahí pasó dos meses.  
Carmen quien educó a su hija sola, amanecía en la casa de salud, en ocasiones durmió en un cartón. La mujer de 39 años de edad tenía en sus manos una factura donde consta que fueron 51 978 dólares, los gastos que cubrió el gobierno. La mujer de escasos recursos quien es comerciante no pagó un solo centavo.

Traslado. La semana pasada la mujer ingresó con su hija al hospital San Vicente de Paúl. La niña está en el quinto piso de terapia intensiva.
El pasado martes los galenos les comunicaron que la infante iba a recibir el alta.
La noticia para Carmen fue desgarradora cuando supo que tenía que llevar a su hija a la casa. Ella está consciente que necesita un succionador, un colchón especial y silla de ruedas. Yo quise que me ayuden con el carnet de discapacidad para mi hija pero los doctores del hospital en Quito me dijeron que no era posible porque la niña iba a morir”, enfatizó Carmen.
La mujer busca ayuda para su hija quien dejó de estudiar la primaria.