Ni esto, ni aquello sobre Nietzsche

Nietzsche dijo: “Si Dios existiera ¿Qué hago yo aquí, entonces?  Si hay un ser supremo que crea y deshace las cosas a su antojo. ¿Qué sentido tiene un hombre muñeco, títere, sin voluntad propia? Al crear a Dios, el hombre se ha destruido a  sí mismo, por ello literalmente declaró: Dios ha muerto, ahora el hombre es libre.

Nietzsche  fue inteligente y profundo al desnudar a un titiritero, pero se olvidó de la propia divinidad interior. Al decir Dios ha muerto ahora el hombre es libre, no habló, de libre para qué. O hacer de tu libertad un  cielo o destruirte en tu propio infierno. Osho, místico Hindú nos aclara: “Nietzsche dejó al hombre huérfano, sin su papá imaginario, sin su progenitor consuelo. Y cuando dejas la libertad en manos de quien no sabe ni quién es, es un acto de irresponsabilidad. Es como una esposa tacaña, que jamás había permitido a su marido usar sus mejores trajes, ni joyas y cuando este murió se las pusieron; entonces alguien comentaba:  !Qué risa, esta puesto sus mejores galas ahora que ya no tiene a donde ir. Así nuestro inteligente amigo nos dejó perdidos, sin tener a donde ir y el mismo fue víctima de sus propias reflexiones. Terminó volviéndose loco. Perdió la cordura en todo, pero nunca se olvidó de declararse a sí mismo como ”El Anticristo”. Es como cuando Johnnie Weismuler  el primer actor que interpretó en la pantalla grande a Tarzán, terminó sus días aullando en un manicomio, creyendo que estaba en el África y era el rey de la selva. Quien hace una afirmación destructiva, a veces se extravía de lo creativo. Cuando revelas la libertad del mundo interior, la  gente se vuelve una luz en sí misma. Un ser consciente se obra a sí mismo.

 Nelson Villacís
nelsonvillacis@hotmail.com