Ñaños y rivales

p26f1

Pedro y Manuel Delgado son dos personajes que viven con intensidad el boxeo. Los dos hermanos se ganaron su respeto a base de puños, sudor y mucho esfuerzo.   

Ligados.  Pedro es entrenador de Imbabura, mientras Manuel es de Carchi. Los Juegos Nacionales de Chimborazo que terminaron en Riobamba, marcó el adiós definitivo para Pedro. El actual policía municipal colgó los guantes. Los mismos que llevó durante casi 20 años como pugilista y boxeador.

sus palabras. “Me llevo un lindo recuerdo. Mi hermano me involucró en este deporte que es muy lindo. Ha llegado el fin de mi carrera”, dijo con nostalgia el naño mayor de la familia Delgado-Mina.
Amor de puños. El romance con el boxeo en la familia lo introdujo Manuel, más conocido en el mundo boxístico como la Sombra.  
figura. “A mí me decían primero que a Giovanni Espinoza”, aclara el entrenador que al momento es el mejor del país. Al menos así lo certifican los resultados dados en los pasados Juegos Nacionales de Chimborazo, donde su pupilos fueron campeones del país.

INICIO.  Manuel aprendió el oficio en Guayaquil. Se fue por un mes de vacaciones pero regresó al año, cargado de medallas y trofeos.  “Tuve una pelea callejera en Guayaquil y ahí me vieron. Me invitaron a entrenar, al principio no me gustaba entrenar, pero regresé”, comentó el hoy formador de nuevos talentos.  Aunque Pedro se retira oficialmente, el legado de los Delgado en el mundo de los rings continuará. Y será para muchos años, pues la ‘Sombra’, todavía tiene hilo en el carrete