Murió Umberto Eco

ecoo

 

Hoy en día estamos en contacto con tantas culturas y lenguas, tantas prácticas y costumbres que piden ser reconocidas, a veces de manera pacífica, a veces por la fuerza, que me parece más necesario confrontar diversos sistemas de comunicación o diversas visiones del mundo“:

Umberto Eco

 

ROMA (AGENCIAS). El escritor y semiólogo italiano Umberto Eco falleció este viernes 19 de febrero de 2016  en su casa a los 84 años, informó el diario La Reppublica.


Eco nació en Alejandría el 5 de enero de 1932, y destacó como semiólogo, filósofo y escritor.
Eco es reconocido en el mundo de la filosofía y la semiótica y sus dos obras más conocidas por el público general son “El Nombre de la Rosa” y “El Péndulo de Foucalt”.
Eco Se doctoró en Filosofía en la Universidad de Turín, con L. Pareyson.
Su tesis versó sobre El problema estético en Santo Tomás (1956), y su interés por la filosofía tomista y la cultura medieval se hace más o menos presente en toda su obra, hasta emerger de manera explícita en su novela El nombre de la rosa (1980).
 Desde 1971 ejerció su labor docente en la Universidad de Bolonia, donde ostenta la cátedra de Semiótica. Su obra El péndulo de Foucault (1988), fábula sobre una conspiración secreta de sabios en torno a temas esotéricos.
La isla del día de antes (1994), parábola kafkiana sobre la incertidumbre y la necesidad de respuestas, Baudolino (2000), una novela picaresca —también ambientada en la Edad Media— que constituye otro rotundo éxito y sus últimas obras, La Misteriosa Llama de la Reina Loana (2004) y El cementerio de Praga (2010).
Eco recibió en el año 2000 el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y en su obra hay títulos del prestigio y reconocimiento como El Nombre de la Rosa, novela que fue bestseller internacional y fue llevada al cine en una película protagonizada por Sean Connery.
Doctor Honoris Causa por 25 universidades e instituciones educativas a lo largo del mundo, así como condecorado con la Legión de Honor de Francia, además de formar parte del foro de sabios de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) desde 1992, Eco tuvo un numerosos reconocimientos en su carrera de más de medio siglo.
En su novela, El cementerio de Praga, generó polémica por el antisemitismo de uno de sus personajes. Ante ello, Eco comentó que su “intención era dar un puñetazo en el estómago de mis lectores”.
Dejó como legado su conocimiento de la semiótica, que le permitió aprender de la diversidad y la tolerancia entre las distintas culturas.

Otras obras importantes fueron El cementerio de Praga y Apocalípticos e integrados, cuya obra de ficción podría enmarcarse sin demasiadas precisiones en el apartado de novela histórica. Su última novela, Número cero, presentada en 2015, se centraba en las crisis del periodismo a partir de la historia de un diario fallido.