Municipio de Quito abre un segundo albergue para 50 personas sin hogar

Municipio de Quito abre un segundo albergue para 50 personas sin hogar

El Municipio de Quito habilitó un segundo albergue para acoger a medio centenar de personas sin hogar, que les permitirá someterse a las normas de confinamiento obligatorio decretado para encarar la propagación del coronavirus.

El refugio, que estará situado en el centro de la capital ecuatoriana, se suma a otro instalado el pasado 20 de marzo en el denominado parque de El Arbolito, en el centro-norte de la ciudad, informó la Alcaldía en un comunicado.

La medida ha contado con el apoyo de los ministerios de Salud Pública y de Inclusión Económica y Social.

Según estadísticas municipales, es justamente el corazón de la urbe donde se concentra la mayor cantidad de habitantes de la calle que requieren de asistencia, si se considera el Estado de excepción que rige en todo el país para prevenir la expansión del COVID-19.

Ambos albergues sirven como lugares de acogida, en los cuales se brindan servicios de salud, alimentación y planificación terapéutica, agrega la nota de prensa.

Gabriela Cevallos, directora de ejecución técnica del Patronato Municipal “San José”, indicó que el albergue ha sido adecuado para atender a las personas bajo consideraciones de género y edad.

“Al momento del ingreso se pide establecer un criterio de voluntariedad; es decir, que entiendan las condiciones del ingreso, que no se puede estar entrando y saliendo del albergue, sino que es un proceso de aislamiento para su protección y que en este momento tendrán todos los servicios habilitados”, añadió Cevallos.

El recinto también supone un espacio para descansar, para el aseo y la atención médica, precisó la responsable y resaltó que también se brinda “una programación terapéutica” con especialistas en la materia.

“Nos estamos apoyando de otros proyectos nuestros, como con técnicos de fisioterapia, con quienes se hacen cuestiones recreativas para ocupar los días”, resaltó Cevallos.

Miguel, un indigente de 33 años, relató que vive en situación de calle desde hace cinco y que es un consumidor habitual de drogas, lo que también le alejó de su familia y sus dos hijos.

“Soy una persona que vive en la calle y estamos más propensos a este virus que nos tiene alarmados a todo el mundo. Gracias a Dios este es un proyecto que nos ayuda a dejar de consumir, me dijo el doctor que estoy un poco mal de los pulmones y tengo miedo”, agregó.

Mario Echeverría, director de la Unidad Metropolitana de Salud, del distrito central de la ciudad, explicó que en los albergues se brinda atención médica de prevención y que si se aprecia en ellos “enfermedades simples”, se les da un tratamiento gratuito.

Sin embargo, si se detectan “pacientes con síntomas compatibles con COVID-19, lo que vamos a hacer es referirlos a la red pública integral de salud”.

En el nuevo albergue, agregó Echeverría, atiende “un médico y una enfermera cada día, para hacer la evaluación de los pacientes diariamente. La Unidad de Salud Centro se hará cargo totalmente de la atención en esta institución”, añadió.

Alí Urdaneta, un venezolano que llegó al país hace seis meses y que ha sido acogido en uno de los albergues, se mostró contento por tener un lugar en los refugios.

“Es algo que felicito a esta comunidad, porque nos ha abierto las puertas a las personas que vivimos en la calle”, ya que “hemos recibido una buena atención, una buena alimentación y la protección contra el coronavirus, que es muy importante”, resaltó Urdaneta.

Además de obtener cobijo y protección contra el coronavirus, “tenemos el beneficio de la higiene personal, tenemos medicamento, alimentación y tenemos una cama donde dormir”, remarcó el venezolano.

La iniciativa de los albergues fue impulsada por el alcalde de Quito, Jorge Yunda, como parte de una estrategia municipal para apoyar a la población más vulnerable en esta situación excepcional.