Mujeres rescatan los sabores tradicionales

infoCAHUASQUÍ, URCUQUÍ. Sacar adelante a sus hijos y demostrar que pueden superarse por cuenta propia son algunas de las metas que han alcanzado miles de mujeres ecuatorianas, a través de sus trabajos con dependencia o mediante emprendimientos.


Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), actualmente en Ecuador existen 7’305.816 mujeres, de los cuales 3’645.167 son madres.
Del rubro general de mujeres, 244.706 son propietarias o gerentes de un negocio, según el censo económico que efectuó el INEC, en 2010. Por ejemplo, se detalla que en el área de servicios, de los 181.427 gerentes, el 46,17% son mujeres; mientras en comercio, el 55,08% de los 269.751 gerentes está la fuerza femenina del país.
La última Encuesta del Uso del Tiempo (EUT) del INEC, revela que las mujeres ecuatorianas trabajan 18 horas más que los hombres. Se refiere a los quehaceres domésticos. Estas horas no son remuneradas y representan entre el 24 y el 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en Ecuador.
Por celebrarse hoy el Día de la Madre, un grupo de mujeres emprendedoras de la Asociación Fuerza para el Desarrollo Económico y Social (AFDES), de Cahuasqui en Urcuquí, cuentan su historia de esfuerzo y dedicación.

CAHUASQUÍ
A Cahuasquí le llaman la “isla en el cielo” porque está aislada, rodeada por cañones que hacen difícil la llegada. Entre sus angostas calles se levantan casas de uno y dos pisos de adobe o tapias anchas que combinadas con madera y teja se resisten a desaparecer. Para conservar este estilo arquitectónico donde se respira paz y tranquilidad, el Ministerio de Patrimonio rehabilitó estos bienes que en su mayoría circundan el parque central donde la pieza más representativa es la iglesia construida en piedra y tiene más de cien años. Aunque entre estas casas con corredores a la calle se mesclan edificaciones modernas de cemento y ladrillo.

Escondido en un rinconcito, a unas seis cuadras del parque central, donde restaurantes y tiendas dinamizan la economía de este lugar,  está la Plazuela un espacio adornado con una variedad de flores y árboles frondosos. En el centro de este lugar que está protegido por un cerramiento se encuentra  una reliquia, un reloj inca. Siguiendo hacia el páramo atravesando el barrio La Merced, se ubica el río Palacara donde pueden disfrutar de sus cristalinas aguas y pescar. Complemento a estas maravillas están los sembríos de un sinnúmero de cultivos de frutas, legumbres y hortalizas.
La crianza de animales menores como los cuyes y chanchos sirve de materia prima para que las mujeres de AFEDES, elaboren el chorizo, procesen el cuy y el café. También para la preparación de las tortillas de tiesto, las mermeladas y habas tostadas.

CHORIZO Y TORTILLAS

El olor a leña quemada y a tortillas asándose se puede percibir antes de llegar a la casa de Mirian Guaranguay junto a Rosario Juma, preparan las deliciosas tortillas de tiesto elaboradas con harina de trigo. El complemento ideal para estos bocaditos es una deliciosa taza con café que es cultivado y cosechado en sus terrenos.
Este par de mujeres que buscan rescatar los sabores de antaño, también preparan un rico chorizo.
 Mirian Guaranguay socia de AFDES, es una ama de casa y madre de familia, la receta de elaborar chorizo lo aprendió de su madre. Motivada por la donación de una máquina embutidora y una empacadora al vacío, donada por la ONG italiana VISIS, decidió elaborar este embutido.
Con Rosario Juma, preparan el chorizo. Es un embutido bien condimentado elaborado, con carne de cerdo: el  70% del chorizo es carne y el 30% tocino.
Está recubierto de tripa y, en términos generales, sus condimentos son: sal, orégano, ajo, limón, achiote. Un chorizo es sabroso por su grasa y por la facilidad con que se cocina, explica Mirian Guaranguay.

CAFÉ 100% ORGÁNICO
El aroma a café inunda la casa de Marcia Almeida, quien tiene sus mejillas rojas por el calor que produce el fogón donde arden maderos que calientan el tiesto de barro donde se tuestan las pepas del café, que es cultivado en las huertas de sus casas. La cosecha fue hace una par de semanas. Gloria Vinuesa y Marcia Almeida, también son socias de AFDES. Ellas se reúnen los sábados para procesar el café de forma artesanal.
Entre las dos plantaciones de estas mujeres suman 180 matas de café que crece de forma natural y no requiere pesticida para su producción. Ellas se encargan del cultivo, cosecha y procesamiento que es de forma artesanal. Una vez que está lista la pepa, el despulpado lo hacen en un molino de mano, luego lo tuestan en tiesto en un fogón. Para molerlo utilizan el tradicional molino de marca Corona. Una vez que los granos de café se convierten en una especie de harina color oscuro, es empacado al vacío y está listo para ser comercializado.

MERMELADA
Durante la semana Mónica Mena y Gloria Vinuesa, trabajan en el cuidado y cultivo de las plantaciones de moras, babaco y granadillas. Esta producción la dividen; una parte es para la venta y otra cantidad la destinan para la elaboración de mermeladas caseras. Desde la semana pasada sacaron un nuevo sabor, la mermelada de granadilla.  

CUYES
La crianza y venta de cuyes es otro de los emprendimientos en el que trabajan las mujeres de AFEDES de Cahuasquí, que busca crear oportunidades de trabajo que generen ingresos. económicos. Este tipo de actividades brindan a las mujeres  la oportunidad de trabajar en su propia casa, permitiéndoles cuidar a sus hijos.