Mujeres rescatan comida ancestral

otavaloRescatar la cultura ancestral es el objetivo de las mujeres de la Asociación Sinchiwarmicuna, un grupo que a través de la cocina produce productos tradicionales para el consumo de turistas y otavaleños.
Vivir la tradición de los pueblos indígenas es una de las razones por las que las mujeres emprendedoras quieren dar a conocer la comida de sus ancestros.
Martha Conejo, miembro de la Asociación Sinchiwarmicuna, manifestó que con el fin de entregar un producto de calidad la preparación de los alimentos se hace de la misma forma con la que los antepasados del pueblo indígena elaboraban los platos.
Sambo, coladas, fritada, Champus, Habas calpo, papas con cuero, papas con librillo, papas con menudo, papas con berro y colada con cuy son algunos de los alimentos que se elaboran por las mujeres de la asociación.
19 mujeres preparan los alimentos ancestrales en la comunidad de Quinchuquí y todos los domingos salen por turnos matutinos y vespertinos para comerciar con quienes salen de las eucaristías celebradas en la comunidad.
“Nos hemos dedicado a comer cosas chatarras y nos olvidamos de consumir los alimentos que hicieron que nuestros abuelos sean fuertes y trabajen el campo”, dijo Conejo y comentó que la juventud y niñez deben disfrutar los alimentos y el estilo de vida será mejor.
Durante ocho meses las emprendedoras mantienen a su familia a través de este negocio que realizan en comunidad.
Apoyo de personas naturales y de entidades públicas y privadas ha permitido que el proyecto de la asociación salga adelante por el financiamiento económico y capacitaciones recibidas.
Las mujeres de la Asociación Sinchiwarmicuna cultivan y trabajan sus propias tierras y cocinan los alimentos en leña para disminuir los precios y entregar a los consumidores productos frescos y a costos económicos.
“Los alimentos naturales me encantan y estos tienen un saber natural que trasladan a través de los sabores a el pasado”, dijo María Guevara que degustó el producto en Otavalo.